No salen las cuentas2Creo que todo el mundo estará de acuerdo en que para tener siempre frutas y verduras frescas disponibles en casa (sobre todo frutas, porque la verdura es fácil de congelar), es imprescindible comprar al menos dos veces en semana. Yo así lo hago. Repongo fruta –la de temporada- y adquiero la verdura incluida en una lista, según las comidas que vaya a preparar en los próximos días.

Hace mucho tiempo que no compro estos productos en los supermercados, apenas los piso más que para los artículos de limpieza, los yogures desnatados naturales (que no los encuentro en ningún sitio) y alguna cosa puntual. Soy clienta de fruterías de barrio (previa selección que hago lógicamente).

Pero a lo que voy: el gasto semanal en frutas y verduras es importante. Si para 2-3 personas que somos en casa, se me van los 40-50 euros, es fácil calcular por cuanto puede salir el ticket de la compra en un hogar de 4 personas en adelante, si se quiere comer medianamente bien.

Como puntualizaciones, decir que también compro en el mercado de abastos, donde los precios son más asequibles; y por otro lado, advertir que a veces me llevo tomates especiales (kumato, raff…) que se salen un poco del precio habitual, así como frutas exóticas como el aguacate, que son un capricho innecesario. Pero, en cualquier caso, los 180-250 euros mensuales no hay quien te los quite, es lo que se llevan estos productos frescos, por otro lado imprescindibles para comer sano, y que deberían estar presentes en almuerzos y cenas.

Estoy hablando de ajos, cebollas, pimientos, puerros, apios, zanahorias, calabaza, judías verdes, coliflores, brócoli, ajetes, calabacines, berenjenas, tomates, etc. Y en cuanto a la fruta, pues la del tiempo, que siempre estará más rica y a mejor precio, empezando por las naranjas de zumo.

En fín, que las cuentas no salen para una familia sin recursos, que cobre ayudas, que no tenga más ingreso que el subsidio mínimo del gobierno. Que estamos hablando de que el comer es lo más importante, y comer sano, dejando de lado productos gourmet y vinos de autor. Nos referimos al plan de comida decente diaria, al potaje o guiso.

Pan, vegetales, legumbres, huevos, pastas, carnes y pescados son artículos de primera necesidad. Y si no se puede hacer frente a estas necesidades, entonces es para preocuparse; supongo que habrá que comer en un comedor social, donde al menos se ofrece un plato caliente y recién hecho. Y el resto de los ingresos, habrá que destinarlo a los gastos de la casa. Para muchas familias en España, comer está siendo una difícil misión.

A mí no me salen las cuentas.