Bar Nono1En Cádiz, detrás del antiguo hospital de Mora, hoy Facultad de Ciencias Empresariales, muy cerca de la playa de La Caleta, se encuentra este bar de mediano tamaño y barra extensa, que se queda pequeño con facilidad. Lleva 27 años regentado por Rafael Jiménez y Eva María Cortés, que son ya la segunda generación del Bar Nono.

Fuimos hasta allí atraídos por la fama de sus albóndigas en tomate, alabadas por varios de nuestros amigos tapeadores más cercanos. Y, efectivamente, este plato es una joya, tanto por el interior de las albóndigas –carne en su buen punto casero- como por la salsa de tomate –más que buena, magnífica- .

En el Bar Nono la cocina no para. La carta es muy extensa, las tapas son prácticamente platos tamaño normal, y el servicio es rápido y eficaz. Gran profesionalidad como bar de barrio y referencia como sitio de encuentro y comida satisfactoria. El establecimiento ha conseguido varios premios en las rutas del tapeo gaditano.

BAR NONO2Dejo aquí en imágenes algunas de las instantáneas que nos acompañaron en el mostrador: ensaladilla, croquetas caseras del puchero, albóndigas con tomate (ohhh!!!), gallos fritos y brochetas de gambas, champiñones y bacon….. y todo ello, con el maridaje de las patatas fritas de verdad, un triunfo en los tiempos que corren. Cocina de siempre sin tonterías, pero hecha a conciencia.

Limpieza, organización, servicio justo, platos cumplidos, rigurosidad en la cocina y unas vitrinas llenas de tapas y montaditos, hacen del Bar Nono un lugar delicioso para el tapeo del mediodía o de la noche. Hasta la cerveza allí sabe mejor.

Dejo este post como ejemplo de lo buena que puede ser la hostelería tradicional, sin innovaciones a veces fallidas, simplemente con la preocupación de ofrecer mínima calidad y formato digno. Por supuesto, excelente relación calidad/precio.

El Bar Nono es muy muy recomendable, por lo cuidado de su cocina.

 

 
Más información: