En mi afán de aprovechar las verduras que van quedando en la nevera antes del fin de semana, voy recurriendo a montar un arroz que recoja todas las hortalizas y tenga además un estilo propio, en función de sus ingredientes. Este arroz con brócoli nos gustó. De hecho sobraron un par de raciones que tomamos dos días después, y que había mejorado incluso en sabor. Aquí lo cuento.

Ingredientes: 250 g de arroz bomba (1 vaso de agua), 1 puerro, 1-2 tomates maduros, 1 pimiento verde de freir, 1 calabacín mediano, 150 g de champiñones, 1 brócoli mediano, vino fino de Jerez, sal, comino, tomillo, ñoras, zumo de limón para los champiñones, aceite de oliva virgen extra y caldo de verduras (1 puerro, 1 cebolleta, 1 zanahoria y opcional un hueso pequeño de jamón ibérico).

Primero hay que hacer el caldo y colarlo, preparado para añadirlo en su momento.

Limpiar y laminar los champiñones con un poco de limón, y saltearlos con un par de ajitos en un perol (yo utilicé sobras de champiñones al ajillo).

En poco aceite, poner a pochar el puerro y la cebolleta muy picados; a los tres minutos añadir los tomates pelados y troceados y el pimiento; a los cinco minutos poner el calabacín pelado y troceado a cuadraditos, los champiñones y el brócoli limpio y troceado (yo lo puse a cocer previamente en el microondas para quitarle dureza).  A continuación, añadir las especias y el vasito de vino fino (yo utilicé Collantes de Chiclana). Dejar a fuego medio unos veinte minutos.

Y por último, añadir el arroz, rehogar un poco y enseguida poner el caldo caliente (algo más del doble de arroz) y corregir de sal.

El tiempo es diez minutos a fuego fuerte, diez minutos suave y otros diez minutos de reposo antes de servir.

Espero que os guste.