orejitas de abad1Inés Romero (Coria, Sevilla), ya es emprendedora oficialmente. Acaba de registrar un dulce tradicional de la localidad de Coria del Rio (Sevilla): las orejitas de abad, hasta ahora solo elaborado en las cocinas familiares por Cuaresma. El producto nace con el objetivo de captar un sector de mercado, como el del maridaje con el gin tonic de autor, o incluso con el sake japonés. Las orejitas de abad son una masa rica, en su justo punto, con una gran durabilidad, ingredientes de calidad, que además pueden suavizar el efecto del alcohol. Este fin de semana Inés ha presentado oficialmente su producto, en la II Feria del Dulce de Cuaresma, en el patio de la Diputación de Sevilla.

Su expositor llevaba un mantel de hilo con bodoques sobre un faldón púrpura con aplicaciones doradas, propios de la Cuaresma sevillana. Y al lado, un cartel del Cristo de la Veracruz de Coria del Río. Todo ello para ambientar y presentar un producto selecto, especial: dulce snack será su nombre genérico. Las orejitas de abad son un producto saludable, donde se miman sus ingredientes: aceite de oliva virgen extra, aguardiente, harina, azúcar, huevo, canela, ajonjolí y ralladura de limón y naranja. La web lo cuenta todo.

orejitas de abad2En su proyecto, Inés ha conseguido una receta hecha con las aportaciones de las recetas antiguas hechas tradicionalmente por mujeres de Coria del Rio. La masa puede ser más blanda o más dura o freírse más o menos lentamente, lo que es importantísimo para el resultado final de las orejitas. Tras varias pruebas, ella ha elegido el punto deseado de textura, su propia interpretación de la receta, y así han salido las orejitas de abad, listas para el mercado.

Las orejitas de abad son un dulce gourmet de Cuaresma, propuesto para maridar con el gin tonic. Tiene además una larga duración en condiciones normales de conservación de temperatura y humedad (varios meses), por lo que es fácil su comercialización en la hostelería.

Tiene forma de lacito pegado, es crujiente, y en boca tiene un sabor largo en el que van apareciendo los matices del aguardiente, el ajonjolí y la canela, de suavidad, sabor y ligereza, con tamaño de un solo bocado.

Acaba de nacer un producto gourmet que quiere vender la marca Coria del Río, la localidad dónde en el siglo XVII recaló el samurái Hasekura, dejando un recuerdo genealógico inolvidable en historia y en apellidos. Ahora Coria ofrece de modo profesional un dulce con personalidad propia, selecto, rico y sano, y además apoyado por un pasado de tradición.

Las orejitas de abad están listas para ser distribuidas. Nos alegramos de que este producto tradicional haya dado el salto al mercado, porque entre otras cosas viene a reforzar y enriquecer la oferta gastronómica sevillana, para el perfil más selecto y gourmet, que no es poco.

Mucha suerte a Inés Romero, amiga y excompañera nuestra.