Enrica Basilico campoLa conocí en los encuentros de la asociación Slow Food (como Green Peace pero en alimentación). Su imagen representaba el símbolo de la nueva sierra norte sevillana, ya emergente con ideas para un nuevo turismo cultural. Procedente del sur de Italia –aún conserva su acento-, llegó a Sevilla en 1998. Cuatro años después, decidió junto a su marido reformar una nave ganadera en restaurante y centro de eventos, el Cortijo Vistalegre, en Cazalla de la Sierra. A pesar de que se inauguró junto a la crisis económica, hoy el lugar es una referencia del buen comer en la localidad serrana y de una hostelería respetuosa con el medio ambiente.

Ésta es una pequeña entrevista que le hemos hecho a Enrica, en exclusiva para Comeencasa:

Háblanos de tu proyecto y del Cortijo Vistalegre:

Nuestro proyecto gastronómico se basa fundamentalmente en la comida mediterránea con productos de proximidad. Esto no implica solo el uso de  alimentos locales y de temporada, sino también una recuperación de sabores y recetas tradicionales que crean un valor añadido a sus platos.

Cortijo Vistalegre comparte, desde su comienzo hace 6 años, la filosofía Slow Food del Bueno, Limpio Y Justo; donde el Limpio no se refiere solo a productos libres de químicos y transgénicos sino también al no causar contaminación y desperdicio de energías  debido  a portes muy largos; y Justo es el precio con el cual este restaurante compra, sin intermediarios, a los pequeños productores, agricultores y ganaderos que obtienen sus alimentos de forma sostenible y razonable.

Cortijo Vistalegre fachadaTodo esto da lugar a una cocina donde tradición e innovación se mezclan,  creando tres cartas a lo largo del año (otoño/invierno-primavera- verano) y una carta de “Sugerencias del día” a través de la cual el restaurante ofrece sobretodo platos elaborados con productos de las huertas locales y de recolección silvestre.

Otro compromiso de Cortijo Vistalegre es difundir conocimientos que pueden mejorar los hábitos saludables a través de la alimentación. Por eso organiza jornadas de puertas abiertas y talleres como “Para comerte mejor” o “Educar al gusto” dirigidos sobretodo a los más pequeños.

Cuéntanos tu trabajo con los escolares.

El objetivo fundamental de estos talleres no es tanto infundir una educación alimentaria y nutricional, que ya de por sí se trabaja en los colegios, cuanto transmitir el uso de herramientas a través de las cuales los propios niños llegarán a distinguir un alimento de otro poniendo a prueba sus propias capacidades olfativas, degustativas y sensoriales en general. Las nuevas generaciones pueden perder, junto a la relación con su propio territorio y las estaciones, el sentido del acto nutricional y de su importancia para la salud y la cultura.

Estoy convencida de que educar al gusto es educar a la curiosidad y al descubrimiento, y sobretodo a superar prejuicios relacionado Cortijo Vistalegre Cazalla S._editado-1muchas veces con malos hábitos alimentarios.

 

Pero también estas fomentando el turismo gastronómico y cultural de la sierra de Sevilla….

Cultura y gastronomía para mí se funden en un solo concepto. Personalmente intento dar a conocer lo más posible la belleza de esta tierra a través de sus olores y sabores.

Gracias a esta inquietud de base, hace dos años nació el proyecto “Quiero Un Cazalla”, una página web que quiere difundir el mensaje “Cazalla no es solo el nombre de un Aguardiente sino también de un precioso pueblo de la Sierra Morena sevillana”. Todo esto, a su vez, me ha llevado a crear un licor lácteo a base de anises: la Crema de Cazalla que de momento se puede solo degustar en el restaurante pero que pronto saldrá al mercado.

Enrica Basilico¿Estamos ante un resurgir del mejor turismo cultural en la provincia de Sevilla?

Creo que sí, aunque desconozco las estadísticas. En el caso concreto de Cazalla, aparte de la belleza del pueblo y del Parque Natural, el “renacimiento“ de las bodegas de vino está atrayendo cada vez más visitantes sensibles a una cultura enogastronómica. Falta solo un mayor esfuerzo por parte de las administraciones locales, que deberían aprovechar este momento e intentar por lo menos una coordinación o una alianza entre las empresas hosteleras para ayudar a vender mejor la comarca.

Enrica Basilicco es una mujer de una atractiva personalidad, inquieta y creativa, que nos ha recordado la cultura de la mejor gastronomía, la importancia de los sabores naturales, el resurgir de los vinos locales y la importancia del turismo cultural. Cazalla de la Sierra es un buen sitio para visitar.