No sé de dónde saqué esta receta o algo parecido a ella. Pero esta noche la hemos puesto de cena y nos ha encantado, sobre todo porque era fácil y rápida y muy ligera para las horas nocturnas. Además, tenía algunas gambas congeladas desde navidad que ya debían consumirse. Con estos ingredientes hemos cenado dos personas y muy bien.

Ingredientes para 2-3 personas: 200 g. de espárragos trigueros (yo tenía espárragos cocidos en conserva de Huétor-Tajar que son una joya), docena y media de gambas, 1 zanahoria mediana, 1 limón, aceite y sal.

Se pelan los espárragos y se hierven en una cazuela con agua hirviendo, durante unos 20 minutos a fuego medio y se reservan.

En mi caso, lavé los espárragos bajo el grifo de agua y los troceé.

Aparte, se cuecen las gambas en agua con sal (se introducen con el agua hirviendo y se sacan cuando vuelve a hervir) y se reservan.

Pelamos y rallamos la zanahoria.

Por último, en una fuente ponemos los espárragos, encima las gambas y alrededor la zanahoria rallada. Lo aliñamos todo con sal, aceite y limón (o vinagre balsámico como hice yo), según el gusto.

Esta ensalada necesita un par de horas como mínimo para coger el sabor del aliño, está riquísima y es muy refrescante y digestiva.