Es una receta muy clásica, que suele venir asociada a los espaguetis, que van cocidos por separado y que luego se mezclan con las alcachofas. Pero en esta ocasión, he preferido hacerlas sin la pasta, y ciertamente salen estupendas. Evidentemente, el jamón juega un papel importante.

Ingredientes: 4 alcachofas, 100 g de jamón ibérico en taquitos, una cebolla, sal, pimienta negra, orégano, tomillo, perejil y agua.

Lo primero, limpiar las alcachofas, quitándoles las hojas duras y el rabito, y luego las troceamos en cuatro partes.

Ponemos a sofreír el jamón y le añadimos la cebolla picada, dejamos pochar y a continuación ponemos las alcachofas limpias, la sal, la pimienta negra, el orégano, el tomillo y el perejil, y salteamos todo. Añadimos agua –no mucha- solo hasta cubrir, y dejamos cocer unos 15-20 minutos a fuego medio. Servir.

(Como es lógico, es importante la calidad del jamón).

Nos encantó.