Puro Tabanco1Llegará el día -digo yo- en el que por aquí pediremos un vino de la tierra (Sevilla, Cádiz, ….Andalucía), y el camarero ya no nos pondrá mala cara, porque nos lo podrá servir. En Puro Tabanco, en la sevillana calle Francisco Carrión Mejías, cerca de Santa Catalina, solo tienen vinos de Sevilla y Cádiz, además de productos de artesanos. Un lugar pequeñito pero especializado. Llevan abiertos alrededor de un año.

Los conocí precisamente preguntando por un sitio donde encontrar vinos del Aljarafe sevillano, de Bodegas Salado por ejemplo. Puro Tabanco es una tabernita con aires de abacería tradicional, y con una salita interior para pequeñas reuniones.

Conservas, embutidos, legumbres, cervezas artesanas, productos gourmet, pastelería tradicional, etc., son los atractivos de Puro Tabanco. Y, como máximo interés, los vinos sevillanos en sus ya numerosas variedades, incluido el mosto, que ofrecen placer de degustación sobre todo al mediodía. Y tienen los chicharrones especiales de Cádiz, servidos en papel, tal como mandan los cánones.

Puro Tabanco2Está ubicado en una zona de fuerte trasiego de personal cofrade, que aporta a la hostelería la mayor clientela en vinos y chacinas en determinadas épocas del año. Su pequeña barra ofrece una buena acogida al cliente, y promueve la charla fácil. Cuenta también con un entresuelo, que dedicará a proyecciones de audiovisuales y cortos cinematográficos.

Puro Tabanco se une al muestrario de viejas y nuevas tabernas del centro de Sevilla, fórmula que en esta ciudad funciona a la perfección. Y si además aporta algún punto cultural, pues mejor aún.

Al mediodía se puede almorzar allí, previo aviso. También previa reserva, pueden celebrarse pequeños eventos en el saloncito interior.

Lugares con encanto, en una ciudad que ya lo tiene desde siempre y que aprecia los sitios especiales.