Logo nuevoUn blog es reflejo de quien lo alimenta. Por mucho que el autor quiera pasar como aséptico, siempre quedarán trazos de su personalidad y su ideología. Este año 2014, Comeencasa ha cumplido con la misma regularidad de publicaciones de otros años, a pesar de las tareas y compromisos que ha tenido, que también hay vida fuera del blog.

En la vertiente externa, Comeencasa ha vivido catas de vinos, cafés y aceites, visitas a nuevos establecimientos, presencia en vendimia, asistencia al concurso de cervezas artesanas, presentación de los vinos Matalian de Bodegas Collantes, Tintilla de Luis Pérez y vermut Invito de Salado, descubrimientos de tapas, participación en Gastro-Cádiz en Sanlúcar, degustación de vinos romanos y actuación como jurado de tapas, entre otros. Y hace pocos días, ha vivido en Chiclana la presentación del aloe vera como cultivo, cultura y culinaria.

En lo interno, ha experimentado en la cocina propia siguiendo sus principios de salud, ha investigado en pautas de alimentación y ha publicado en diversos posts  su opinión alrededor de la nutrición y la responsabilidad en la cocina. La divulgación le apasiona. Por ello está colaborando en una página gaditana que pronto dará que hablar: Cádiz Capitana del mar.

También en lo referente a formación, Comeencasa ha recibido cursos en la Universidad de Cádiz y en la Escuela de Hostelería de Sevilla. Igualmente, ha asistido a conferencias relacionadas con el despilfarro (Banco de Alimentos) y con el medio ambiente.

Y en cuanto a formación saliente, ha dado charlas sobre cocina sana (por ejemplo en el Ateneo de Cádiz), y ha enseñado a hacer menús saludables a sus alumnas del proyecto Cocinando Tu Futuro. Es un blog que trabaja en el voluntariado de cocina.

Los libros son también otra de las aficiones del blog: manuales de recetas,  gastronomía, nutrición, antropología, historia de la cocina, salud y buenas prácticas esperan ordenarse en sus estanterías. De la mayoría de ellos se ha hablado en algún momento. Pero la poesía, la novela y la historia andan siempre cerca del ordenador del que sale Comeencasa.

Aquí se han entrevistado a empresarios de la gastronomía, periodistas y emprendedores, pero también a objetos de la cocina como la cafetera, el carrito de la compra o un hueso de jamón. Y una debilidad del blog es y siguen siendo los mercados de abastos, junto con la talega de tela para el pan (a ver si cunde el ejemplo).

Han sido casi 300 posts publicados en el año que ahora muere, con 61 recetas incluidas.

Comeencasa no sabe de nada, pero lo cuenta todo. Es una “voz que clama en la blogosfera” para convencer a la gente de que tiene que cocinar en casa sí o sí, y de que con la comida no se juega.

Respeto y admiración a trabajadores, comunicadores, bodegueros o detallistas, es otra de las consignas de Comeencasa, con la condición de que sean mínimamente decentes.

Éste ha sido mi año, el 2014. Y ya casi van siete. No es necesario que Facebook resuma y recuerde las imágenes más significativas de Comeencasa. Lo vivido está entre sus letras, titulares, fotos y etiquetas.

Si has leído hasta aquí, ¡gracias!

¡Feliz año 2015! Y deciros que hemos pedido a los Reyes Magos una nueva plantilla, que ya le hace falta.