Los Borriquetes Aloevera1Acabamos de llegar a casa con la mejor sensación de dulzura en la boca, tras un chupìto preparado con aloe por Luis Castaño,  cocinero presidente de la Asociación Los Borriquetes, (corporación profesional de Conil, Cádiz). Se celebraba la I Jornada sobre el aloe Vera, partiendo de la plantación del agricultor local Saturnino Iglesias Pérez. Intervinieron también Pablo Peinado, el presidente de la Asociación Nacional Asocialoe, Juan Bermúdez, alcalde del Ayuntamiento de Conil y Francisco Antonio Macías, catedrático de química orgánica de la Universidad de Cádiz, que dio la conferencia titulada “Aloe vera. Una planta milagrosa que se hace realidad”. Asistieron productores, transformadores y distribuidores de otros puntos de Andalucía (Málaga, Jaén, Huelva, Sevilla y Cádiz). Además se nos regaló un día claro y luminoso para la excursión. Y se me olvidaba el sitio: el Hotel Loto Conil, que prestó sus instalaciones.

Un autobús trasladó al grupo de participantes al campo, término de Conil, visitando la parcela  de aloe de Saturnino Iglesias. La primera bienvenida la dio un vasito de moscatel de Chiclana, sobre una mesa con mantel blanco sobre la tierra labrada, un detalle conileño muy de agradecer.  Iglesias comentó cómo empezó con el cultivo hace tres años con cierta desconfianza. De hecho, el terreno está un poco oculto, junto a los molinos instalados en la zona. Pero Iglesias reconoció que el aloe es un cultivo muy agradecido, que solo necesita agua en la época estival, hasta la llegada del otoño; por ello, tiene instalado un sistema de goteo, con agua traída de un lago cercano. Estamos hablando de una plantación con certificación ecológica, que además da poco trabajo, ya que solo pide quitar hierbas con soletilla a mano en la primavera. La voz del campo pura y dura, sin intermediarios ni marketing, estaba recomendando el cultivo del aloe vera.

Los Borriquetes Aloevera2La principal competencia nos viene actualmente de China y Méjico, si bien el aloe no tiene en estos países gran calidad (aloe liofilizado) y por ello podemos entrar en el mercado haciendo ruido, por la importante diferenciación debido al cuido y la climatología. El aloe aquí es un cultivo social e interesante además para los cocineros. Sería conveniente -dijo Iglesias- abrir centros de transformación comarcales.

Hace mucho que el aloe vera está registrado en el catálogo de alimentos del Ministerio de Agricultura, tras quince años de consumo habitual en España. El producto no es perecedero en nevera. Iglesias habla de tener siempre una hoja de aloe vera en casa para uso cotidiano. Ya en Madrid Fusión se presentó pulpa de aloe vera envasada como gran novedad mundial.

En nombre de los agricultores, Saturnino Iglesias subrayó la necesidad del apoyo institucional para este proyecto, si bien declaró la voluntad común de no entrar en el mundo de las subvenciones.

Cada planta de aloe da unos 15 hijuelos y una gran productividad. Si en esta tierra puede recogerse 6.000 kg de cualquier producto por Ha en general, -que en el caso de la remolacha serian 90.000 kg-, el aloe produce alrededor de 100.000 kg/ha, todo un record. Cada hoja pesa entre 750 y 1.500 gramos.

(Seguiremos con la conferencia y la degustación en siguientes posts).