galletas caseras de mi hermanaEstas galletas de pequeño formato son de fabricación totalmente casera, y además se han presentado en una cajita con marca también casera. Es cuestión de comprar la caja o lata apropiada en tamaño y de encargar a una imprenta que nos la etiquete, con lo que el lote de galletas así envuelto se convierte en un regalo serio y profesional. Y, claro, el sabor de estas “lilicoukies” son una delicia también casera. La receta es de mi hermana.

Ingredientes: 200 grs de mantequilla ablandada, 150 grs de azúcar, 160 grs de mantequilla de cacahuete, 280 grs de harina de repostería, media cucharadita de bicarbonato, 1 huevo grande y 1 cucharadita de vainilla de esencia de vainilla.

Elaboración: unimos la mantequilla, el azúcar, el huevo, la vainilla, el bicarbonato y la mantequilla de cacahuete en un recipiente hondo. Mezclamos con las varillas y añadimos la harina según se vaya necesitando (como se dice “la carmita”, que no es una marca…) hasta formar una bola que no se pegue en los dedos ni manos.

La envolvemos en plástico muy apretada y la enfriamos en el frigorífico una hora para trabajarla mejor. Pasado este tiempo, la sacamos, desenvolvemos y vamos cogiendo pellizcos de un par de centímetros y haciendo bolitas; se van colocando en la bandeja del hornos sobre papel vegetal y se aplastan, cuidadosamente, con un tenedor, haciendo una cruz y que así se forme el enrejado que se verá al final sobre la galleta. Horneamos a 180 grados entre 12 y 15 minutos hasta que estén doraditas.

Una vez frías, se espolvorean con azúcar glass. Se aconseja conservar en latas para que se mantengan en buen estado (mi hermana les puso palitos de vainilla enteros para que den aroma y adornen. Están riquísimas, doy fe.