Carrito en boxesTiene una capacidad más que adecuada para llevar unos pocos kilos de verduras, hortalizas, frutas, alguna botella de vino, algún quesito e incluso una docena de huevos. Y para rematar, cuenta con un apartado termo, especial para el transporte y conservación del pescado o de la carne. Mi carrito es una maravilla.

Recorre sin rechistar y cargado a tope todas las calles, aceras, pavimentos y adoquines del centro y el extrarradio. Se para cuando me detengo y espera pacientemente mi ratito de charla cuando me encuentro con algún amigo antes de reanudar la marcha. Es un compañero de fatigas, de búsquedas de artículos de alimentación e incluso custodia los libros que compro en mis librerías favoritas. Cultura y comida juntas en un carro doméstico que me sustituye en la dura carga.

Carrito en boxes2Hace unos diez días, en Cádiz, se le salió al pobre el tirador de la cremallera que cierra la bolsa termo, y la verdad, el bolsillo perdió su propiedad aislante y quedó bastante desgraciado. Un carrito joven, que no llega dos años, no podía permitirse ese defecto.

Pues entró en el taller de un zapatero de la calle Beato Diego de Cádiz, número 2, muy cerca de la calle Rosario. Adjunto fotos de la fachada. Allí ponen tapas de zapatos a muy buen precio, medias suelas, arreglan cinturones y bolsos, copian llaves y mandos de garaje, y, por supuesto, reponen cremalleras como ha pasado con mi carrito gaditano, que tras la reparación, ha vuelto a presumir por las calles como si no hubiera pasado nada.