Oktoberfest Tinoco1Es el mes de la cerveza. Vuelven las bodas, las celebraciones en los pueblos, las carreras de caballos, así era antes. Las condiciones climatológicas más suaves ayudan, el cambio estacional también. Y mientras se dan en España las fiestas tradicionales de la Vendimia, la cerveza se abre paso oficial con fuerza, porque ya todos la conocíamos de antes, todos habíamos tenido relaciones sexuales con ella. La cerveza estaba ya metida en nuestra esencia a falta solo de un desfile de modelos artesanales y ejemplares únicos y bellos. Por eso se merece una fiesta para ella sola. Es Oktoberfest. Hoy la hemos vivido en Puerta Tierra (Extramuros de Cádiz), en la Tinoteca, o lo que es lo mismo, en un rincón de Ultramarinos Tinoco…. un lugar especial.

La mayoría del público del evento cervecero llevaba camiseta negra. Creo que es su uniforme, aparte del desorden de sus pelos. Nosotros aún vestimos como burgueses en rebajas, pero no importa, también estamos insertados en la casta cervecera, porque la espumosa nos lleva acompañando mucho tiempo de mediodías y noches contra el estrés. Por edad llevamos ventaja.

Después de dos botellines de cerveza Weihenstephaner Festbier bebida y disfrutada junto al grupo de cerveceros optimistas (no hay otra), se hizo el silencio en la sala para que Benji Gómez (máximo experto gaditano en cervezas, más allá de nuestras murallas inexistentes) y José María Guzmán (bloguero, amante y conocedor de cervezas y representante de Gadesbeer), presentaran oficialmente el evento. Y el Tinoco se hizo sala de eventos una vez más.

Oktoberfest Tinoco2Benji Gómez (el “pesao de la cerveza”), repasó la historia de esta bebida, poniendo como referencia a Mesopotamia, con 5.000 años de elaboración, cuyo producto no era ni de lejos el actual que hoy conocemos. Eran las mujeres quienes se dedicaban a la elaboración de cerveza. Por cierto, ser mal cervecero se pagaba con la pena de muerte.

Ya en Egipto son los maestros cualificados quienes elaboran la cerveza (también era distinta a la de hoy). La bebida servía para alimentar a las tropas. En 1516 se publica la Ley de Pureza de la Cerveza, bajo el reinado de Guillermo IV, ya que la espumosa incluía como ingredientes toda clase de hierbas silvestres, lo que no contribuía a su calidad. La ley que vino a regular la composición de la cerveza permaneció hasta 1986, momento en que es la Unión Europea quien crea la normativa.

Oktoberfest tiene su origen en Baviera, con la boda de Luis I de Baviera, en octubre de 1810, en la segunda semana, coincidiendo con las celebraciones de los pueblos. Se consumía entonces las cervezas de marzo, que llevaban ya 5-6 meses de evolución. Benji Gómez recordó que la cerveza más antigua del mundo data de 1040, es Weihenstephaner, y esta noche la hemos probado en su variedad Festbier, una cerveza solo de temporada.

Le tocó el turno a José María Guzmán, quien se refirió a los tres tipos de cerveza:

1): Weinestephaer es la mas antigua, habiendo ganado con el tiempo. Tiene 5,8 º de alcohol y tiene excelentes propiedades para su maridaje con salchichas por ejemplo.

2) Tanipa… es una cerveza de Escocia, que dos amigos crearon en 2007 en su propio garaje “brew dog”, convirtiéndola luego en un imperio, con una campaña muy agresiva. Es de muy buena calidad.

3) Una cerveza de Cantabria, de hace tres años, ha sido elegida la mejor del mundo (pale ale), Es la 942 de Bugall. Justo amargor, potencia, se consolida como una referencia en calidad. Está claro que el agua utilizada influye.

Una vez contadas –o recordadas- la historia de la cerveza, su importancia en nuestra cultura, y hecho un rápido repaso a las cervezas existentes, el grupo de cerveceros del caos de Puerta Tierra (Extramuros de Cádiz para quien no sea de aquí) siguieron pidiendo sus cervezas, maridadas con sus bocadillos de jamón cocido con chicharrones (cañoneros) y de cervezas junto con bocatas de tortilla y salsa picante (exageraos).

Buen rollo el que crea la cerveza a nuestro alrededor. Disfrute sin dependencia material ni espiritual. Sino como una coartada puntual de reunión, amistad, optimismo, curiosidad histórica y cierre del grifo del estrés.

¡Viva la cerveza! ¡Viva Oktoberfest!.