Cocinando Tu Futuro 2-10-2014Una cazuela de lentejas pardinas que llevaban su buen aceite de oliva, una cabeza de ajos, un cebollón, dos pimientos verdes, dos patatas de Sanlúcar y dos buenos tomates de pera, junto con una cucharada de pimentón dulce, dos hojas de laurel y un rico chorizo casero (aunque inaceptable por las musulmanas), hemos comenzado un nuevo curso de cocina casera española, en el Centro Social María Inmaculada de Sevilla, dirigido a inmigrantes que buscan trabajo en el servicio doméstico.

Bolivia, Perú, Honduras o Marruecos, son algunos de sus países de procedencia. También tenemos a una chica española, aunque esto no es lo normal. Todas ellas desean trabajar como asistentas y para ello la formación en cocina es fundamental, pues podrán estar más valoradas en sus empleos. Al menos hay una ley de Empleadas de Hogar que debería suavizar la precariedad de esta profesión en España. No conozco en qué porcentaje se incumple, dada la gran cantidad de mujeres que trabajan sin papeles.

Además de las lentejas, hemos elaborado un arroz basmati con pasas, piñones y curry, y un rico gazpacho de tomates de pera. Al finalizar, se ha procedido a la degustación.

La clase de hoy ha hecho hincapié en la importancia de comer de modo equilibrado, pero sobre todo ha subrayado que la cocina no es un espectáculo, ni una carrera por el triunfo. Preparar la comida es un deber y una responsabilidad hacia nosotros mismos y hacia los demás, y ha de hacerse en las mejores condiciones técnica y espirituales.

Por cierto, este año tengo que aplaudir el mensaje dado por las monjas del convento de María Inmaculada, que nos ceden las instalaciones para cocinar. Sus palabras de presentación han incidido en la importancia del empoderamiento y la autoestima propia, dentro del modesto pero necesario trabajo que van a realizar estas chicas, que llegan como inmigrantes a nuestro país en busca de una vida mejor. Suerte para ellas.

Solo espero que el paso por estos talleres les sea de utilidad técnica y espiritual, al igual que la cocina.