LaCandelafachadaEs difícil permanecer en la primera división y más aún en los primeros lugares del grupo. Eso ocurre en la liga de fútbol, en la que una sola derrota hace bajar varios puestos, porque otro se lleva los tres puntos. Pero también pasa con los establecimientos de cocina, que es una constante lucha permanecer arriba. Pero el boca a boca funciona con la mayor eficacia. En LaCandela, Cádiz, sentimos la misma satisfacción cada vez que comemos allí, al tiempo que comprobamos como el resto de clientes piensa exactamente igual. Que tiene una excelente cocina.  Y de LaCandela quería hablar hoy.

Platos diminutos magníficamente presentados, ideas tradicionales, básicas, pero bien combinadas, evolucionadas diría yo, convierten la carta de LaCandela en un festín. Adjunto fotos de la última vez que estuvimos por allí.

LaCandelamosaico2Un local moderno en su interior, una decoración muy personal, un espacio aprovechado y actual, hace que el lugar represente la progresía de la micro-gastronomía, el avance de la mejor cocina y el presente actualizado.

Para eso se mete en la visible cocina del local su chef, Víctor Piñero, formado en Cádiz pero recriado en los fogones de los siete mares y alguno más.

LaCandelapremioRaviolis de pato con setas escabechadas, croquetas de la abuela, tempura de verduras con mayonesa de soja, pulpo asado con patatas mortero al pimentón de la Vera y crema fina de algas, o un postre de miel con melocotón y sandía con chocolate y helado de menta, maridado con un original vino: El novio perfecto.

Una lista de sabores anunciados en la imagen del emplatado, a base de la combinación de colores y la disposición eficaz de los elementos.

En LaCandela se nota que el público sabe a lo que viene, es habitual y conoce lo que le pondrán por delante.

Si alguien me pregunta por sitios en los que comer en Cádiz, LaCandela sería sin duda uno de los recomendados. Faltaría más.