SalmorejoUn plato con muchas posibilidades que se preparó en el curso de Cocina Sana, Sencilla y Saludable en el pasado mes de junio, con la Escuela de Hostelería de Sevilla. Preparar un salmorejo lleva un tiempo aproximado de 35 minutos. Pero es una receta de gran valor nutricional. El tomate –además de vitamina C, lleva potasio, fibra y vitamina A.

Los tomates son fuente de licopeno, importante en la lucha contra el cáncer. Aunque el licopeno esté presente en todos los tomates maduros, una proporción mayor y útil para el cuerpo se encuentra en los tomates cocidos (ver tomate frito).

Ingredientes: 1 kg de tomates bien rojos, pan del día anterior, 1 diente de ajo, aceite de oliva virgen extra y sal.

Primero cortamos los tomates en gajos medianos y los ponemos en un bol grande. Picamos el ajo, añadimos el pan cortado, añadimos un vaso de 50 cl. de aceite y sal. Batimos todo hasta que quede hecha una mousse, y luego lo pasamos por un chino.

Con esta base, podremos hacer muchas variantes de salmorejo:

Salmorejo de piña: a esta base le vamos añadiendo piña al gusto y lo batimos otra vez bien. La guarnición sería unas pasas y huevo duro.

Salmorejo de ciruelas: añadimos ciruelas al gusto y sin piel, y lo batimos otra vez bien. La guarnición, daditos de melocotón.

Salmorejo de remolacha: añadimos remolacha encurtida y lo batimos otra vez. Como guarnición iría bien unas ventrescas de atún en conserva y manzana.

De estos tres tipos de salmorejo, probé el primero, el de piña, muy rico. El sabor de la piña queda al final, una vez degustado el sabor del tomate en sí. Supongo que los otros dos también estarán de escándalo.

(Las recetas son de Natalia Rey, profesora de cocina de estos talleres, titulada en la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla).