Una vez expuestas en post anterior las conclusiones extraídas de los estudios sobre el poder de los alimentos en la prevención del cáncer, dejo para este segundo post las recomendaciones hechas en la ponencia del doctor Novalbos en los cursos de verano de la Universidad de Cádiz, y que creo que completan esta información.

Las frutas y verduras representan el grupo alimentario más importante en la prevención o reducción del riesgo de cáncer. Y entrando en detalles, se puede confirmar que los vegetales crucíferos (brócoli) son beneficiosos contra el cáncer de colon, los sulfurosos (el ajo), previenen el cáncer de estómago; la zanahoria disminuye el riesgo de cáncer de pulmón. El tomate (por el licopeno), viene muy bien para prevenir el cáncer de próstata. Y la soja minimiza el riesgo de cáncer de mama y próstata. Todo ello se concluye en los estudios realizados.

También se subraya que el ácido ascórbico es el que presta mayor protección para el cáncer de estómago y esófago. Sería a partir de las frutas cítricas, pimientos verdes, fresas, tomates, brócoli, patatas blancas, patata dulce, todos ellos excelentes fuentes de vitamina C.

Alimentos como maíz, nueces, aceitunas, hojas verdes, aceites (todos con vitamina E), protegen aunque no demasiado, por lo que harían falta suplementos.

La fibra tiene una importante función como antioxidante intracelular, y   pueden proteger contra el daño cromosómico de los carcinógenos.

Todo ello supone que es necesario:

AUMENTAR EL CONSUMO DE ALIMENTOS RICOS EN FIBRA

CONSUMIR DIARIAMENTE FRUTAS, VERDURAS, LEGUMBRES Y CEREALES POR unos 600 G.

DISMINUIR EL CONSUMO DE GRASAS Y PROTEÍNAS ANIMALES

(Limitar consumo de embutidos y huevos y no utilizar grasas animales para cocinar, limitando igualmente el consumo de quesos grasos, leche entera y productos de pastelería y helados.  El consumo de carne debería ser inferior a 80 g/diario. Hay que aumentar también el consumo de pescado.

SEGUIR MÉTODOS DE COCCIÓN CORRECTOS (evitar cocinar a la llama o freir a altas temperaturas, no reutilizar excesivamente el aceite, cocinar mejor los alimentos hervidos, al horno o al vapor).

REDUCIR EL CONSUMO DE SAL Y ALIMENTOS AHUMADOS (sustituyendo la sal por hierbas y especias).

REDUCIR EL CONSUMO DE ALCOHOL (no más de dos bebidas para el hombre y una para la mujer al día). Bebida= 250 ml de cerveza ó 100 ml de vino o 25 ml de licores.

EVITAR LA OBESIDAD Y EL SOBREPESO, MEDIANTE DIETA Y EJERCICIO

IMPORTANCIA DE LA DIETA MEDITERRÁNEA EN LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER (abundancia de alimentos vegetales, cereales y derivados, verduras, hortalizas, legumbres, frutas, frutos secos, aceite de oliva), consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, lácteos y huevos; pequeñas cantidades de carnes rojas; consumo de vino en las comidas; escasas cantidades de ácidos grasos saturados y grandes cantidades de hidratos de carbono complejos y de fibra.