pavo al vermutYa sabemos que las pechugas de pavo tienen poca gracia, por lo que habrá que cocinarlas con algo que les dé un poco de chispa o sabor. Para demostrar la teoría de que cualquier vino –decente por supuesto- sirve para realzar el producto en la cocina, decidimos añadirle a nuestro pavo medio vasito de un vermut que compramos a granel, y que procede de una bodega de  Bollullos del Condado, de Huelva (perdón que ahora no recordamos el nombre), y que está riquísimo.

Los ingredientes son los siguientes:

¾ kg de pechugas de pavo cortadas a taquitos, 1-2 cebollas, ½ kg de champiñones, 1 vasito de vermut, pimienta (opcional), aceite de oliva virgen extra y sal.

Pelamos los champiñones quitándoles el rabito, en láminas. Vertemos sobre ellos el jugo de un limón y reservamos. Salpimentamos los trozos de pechuga y los marcamos en una sartén con poco aceite. Reservamos también.

En el mismo perol hacemos un sofrito para pochar la cebolla picada fina unos diez minutos, y luego añadimos los champiñones, dejándolo todo otros diez minutos más.

Añadimos el pavo, rehogamos todo y ponemos el vermut. Corregimos de sal. Con unos cinco-diez minutos será suficiente.

Nos saldrá una salsa oscura pero muy aromática. El vermut añade sabor y un puntito dulce a la carne, junto con los champiñones. Y desde luego nos gustó a todos.