Ando liada en colgar la información de los últimos cursos de verano de la Universidad de Cádiz. Sobrepeso, obesidad, antioxidantes, omega-3 y otros elementos parecidos son los términos que he tenido que reproducir. Y sin dejar en el olvido todas estas cuestiones, fundamentales para mejorar nuestra salud a través de la alimentación, traigo esta tortilla que hicimos para cenar en familia el pasado jueves. Salió muy rica, así que la recomiendo. Nada mejor que una tortilla colocada en mitad de la mesa para compartir. Aquí va la receta del tortillón de la casa.

Ingredientes: ½ cebolla, 1 puerro, 1 calabacín mediano, 2 pimientos verdes de freir, 1 cucharadita de hojillas de ñoras, ½ vaso de vino moscatel, 2 patatas grandes, 5-6 huevos, 2 rodajitas de chorizo ibérico, sal y aceite de oliva virgen extra.

En un perol se pone a pochar con el aceite (dos o tres cucharadas) la cebolla, el puerro picados; a continuación, añadimos los pimientos verdes muy picados y dejamos su tiempo, y enseguida el calabacín pelado y picado a taquitos. Por último, ponemos las ñoras y el vino moscatel, dejando que se evapore el alcohol.

Vamos salteando todo mientras se hace a fuego medio, alrededor de 15-20 minutos, para que todo esté pochado. Apartamos y reservamos.

Entonces comenzamos lo que es la tortilla básica; pelamos las patatas y las picamos a taquitos, y las freímos en aceite primero muy caliente y luego más suave. Reservamos.

Batimos los huevos y añadimos las verduras salteadas y las patatas fritas. ya en sartén, dejamos el mínimo de aceite caliente y echamos todo los ingredientes de la tortilla y los huevos. Primero en aceite caliente y luego bajamos el fuego.

Debe quedar la tortilla muy jugosa.

A ver qué os parece.