Como ya dije en el post anterior, estoy perdiendo el respeto a los hidratos de carbono; tanto que procuro preparar cada día una guarnición de esta clase: arroz, pasta o patatas, eso sí, elaborados en sus maneras más ligeras y sanas. Esta mañana me vi obligada a aprovechar restos de comida, que ya se sabe que el fin de semana es difícil para el cálculo en lo que a platos se refiere, porque siempre cae un tapeo imprevisto fuera de casa, y entonces nos sobra algo de lo que teníamos preparado. Pues este arroz aliñado salió bastante bueno. Aquí va la receta.

Ingredientes para 2-3 personas: 3 ó 4 puñados de arroz, 50 g. de salmón fresco, un trozo de pimiento rojo asado, 1 pimiento verde, 1 cebolleta, 1 manojo de brócoli pequeño, 1 cucharada de vinagre balsámico, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal.

El salmón se hará a la plancha vuelta y vuelta con un poco de sal y perejil picado y se reservará.  Cocer el arroz y lavar bajo el grifo, y cocer unos quince minutos el brócoli con un poco de sal.

Hacer la ensalada desmenuzando el salmón, añadiendo el arroz cocido y escurrido, el pimiento rojo, el pimiento verde y el brócoli todo muy picadito. Picar la cebolleta, y añadir un poco de sal, el vinagre y el aceite. Mezclar bien.

Una ensalada muy agradable y ligera, en la que predomina claramente el sabor del salmón.