Por tercera vez la finca Dehesa San Francisco en Santa Olalla de Cala (Huelva) acogió nuestra visita como voluntarios de la Fundación Cajasol, celebrando allí una interesante jornada de actividad medioambiental. Fue el pasado 26 de abril, sábado. La finca, perteneciente a la Fundación Bosque Mediterráneo, posee todos los alicientes para desarrollar una completa convivencia con la naturaleza, por sus ricos recursos naturales y estar situada en un entorno único.  Nuestra actividad trabajo consistió en labores de señalización de trabajos de poda y protección de regeneración natural.

Gregorio Cono, uno de los técnicos empleados en la finca, explicó al grupo en qué consiste el ecosistema típico de la dehesa: una formación vegetal formada por árboles con huecos, que proyectan sombra en una proporción de 10 al 60%. Para mayores huecos entre árboles, estaríamos ante un terreno raso de monte, y para más del 60%, se trataría de un bosque.

Asimismo apuntó que está previsto en el próximo otoño llevar a cabo la primera poda de formación, para cortar las ramas bajas de los árboles, estimulando así su crecimiento. Se contratará para ello a una empresa especializada en trabajos forestales, y se actuará según el estado de cada árbol, distinguiendo en primer lugar los que tienen protector metálico de los que no lo tienen.

Dentro de los árboles con protector, se tendrá en cuenta los que por su tamaño grande ya no lo necesitan, fijándose la necesidad de una simple poda. Los de tronco delgado y tamaño al alcance de los animales, deberán ser limpiados de brotes y matorral. En caso de protector en malas condiciones, se indicará su reposición, además de limpiar su alrededor. Los árboles sin protector pueden o no necesitarlo, en base a su tamaño, con peligro o no de ser atacado por los herbívoros.

Para preparar estos trabajos previos a las actuaciones de poda, los voluntarios de la Fundación colocaron etiquetas de distinto color en las ramas de los árboles, según la necesidad de cada planta; para ello se organizaron en equipos de 5-6 personas cada uno, repartiéndose la zona forestal sobre la que actuar.

En 2003, la Dehesa San Francisco sufrió un grave incendio fortuito que acabó con 170 Ha de árboles. De las raíces de estos árboles quemados, brotaron otros nuevos  de modo espontáneo. Desde entonces se trabaja en la recuperación de esta dehesa, al tiempo que se van instalando poco a poco protectores metálicos alrededor de los árboles, con el fin de protegerlos de ovejas y cabras, fauna silvestre cuyo tránsito es difícil de controlar. La Dehesa San Francisco es también un coto privado de caza, con abundante población de ciervos.

La jornada culminó hacia las dos de la tarde, con un almuerzo en la misma finca, con la degustación de los productos ibéricos y ecológicos producidos en la Dehesa San Francisco, terminando con un cante y baile por sevillanas, preludio de la cercana feria 2014.

La Dehesa San Francisco es la primera dehesa certificada de productos ecológicos. Aquí puedes los productos que comercializa (carne de ternera o cerdo ecológicos, que te llevarán a tu domicilio).

http://www.ceribeco.com/es/club-gourmet/