En todas las fruterías se pueden encontrar ya los guisantes, las habas y las alcachofas, productos frescos típicos de la cocina de Cuaresma. A mí me encantan los tres, y el pasado sábado los compré en el mercado de abastos de Cádiz. El lunes por la mañana me metí a fondo en la cocina: preparé un buen pisto de verduras, un tomate frito, unas lentejas, unas huevas aliñadas y un guiso de guisantes (chícharos en Cádiz), habas, alcachofas y jamón picado (ibérico por supuesto). Hoy lo hemos probado y creo que ha merecido la pena. Son productos de vigilia pero con jamón, de ahí el nombre que les he puesto. Aquí tenéis la receta.

Ingredientes para 3 personas: ½ kg. de habas, ¼ kg de guisantes, 3 alcachofas, 100 g de jamón picado, 1 vaso de vino fino (Arroyuelo, Bodegas Collantes, Chiclana), 1 cebolla, 2 ajos, 1 puerro, algo de comino, una cucharadita de pimentón dulce de La Vera, sal, aceite de oliva virgen extra y una cucharadita de vinagre al Pedro Ximénez.

En un perol ponemos a pochar los ajitos y la cebolla picada fina. Añadimos el puerro también picado. Ponemos el jamón picado y salteamos, las habas peladas, las alcachofas (sin las hojas duras y partidas por la mitad) y los guisantes pelados. Salteamos un poco y añadimos el vino, el pimentón, el comino, la sal y rehogamos. Añadimos un poco de agua y dejamos unos veinticinco minutos a fuego medio bajo. Corregimos de sal y le ponemos la cucharadita de vinagre.

Un plato muy rico.