A veces, las existencias de un determinado producto no son suficientes para dar de comer a tus invitados, y hay que procurar que cunda la cantidad y haya para todos. Yo tenía dos lomos de salmón en el congelador. Pesarían unos 500 gramos aproximadamente. Así que decidí hacer esta lasaña que estaba riquísima, y con la que hemos comido seis personas. Como podréis comprobar, lleva de todo.

Ingredientes: 9-12 placas de lasaña precocida, 500 g. de salmón fresco, 1 cebolla picada, 1 ajito, varias hojas de albahaca, medio vaso de tomate frito casero, 400 g. de espinacas, pimienta blanca, 1 cucharada de vino Pedro Ximénez, media lata de aceitunas negras y algo de queso parmesano rallado. Para la bechamel: 400-500 g de leche, 1,5 cucharada sopera de harina, aceite de oliva virgen extra, nuez moscada y sal.

(No teníamos mantequilla, así que utilizamos aceite para la bechamel, y salió bastante bien).

Elaboración: sofreír el ajito y la cebolla picadas hasta pochar en un perol. Añadir las espinacas limpias y dejar que se cueza unos diez minutos. Enseguida poner el salmón sin piel ni espinas y troceado, la albahaca picada, el tomate frito, las aceitunas negras muy picadas, la sal y el vino. Dejar unos diez minutos.

Poner a remojar las placas de lasaña en una cazuela profunda con agua caliente durante 20 minutos más o menos.

Mientras, preparar la bechamel en el microondas. En un bol de cristal adecuado para microondas, poner 2 cucharadas de aceite, 1,5 cucharadas de harina, la mitad de la leche, la nuez moscada y la pimienta. Dejarlo 1,5 minutos a potencia alta (no máxima).

Sacar, añadir el resto de la leche, las especias y la sal, y dejar 3,5 minutos. Sacar y remover bien.

Y por último, dejar otros 4 minutos en el microondas, a potencia alta.

Ahora solo nos queda montar la lasaña. En una fuente de horno vamos colocando las placas, encima el sofrito y otra capa de placas de lasaña, y así sucesivamente hasta finalizar. Por último, verter la bechamel y el queso rallado. Poner al horno alto durante unos 15 minutos.

¡Buen provecho!