Tras la magnífica receta que me facilitó mi pescadero que yo titulé Corvina de Paco Pepe, ando buscando desesperadamente otra buena receta de corvina. Éste es un pescado muy especial, muy fuerte de sabor, y no siempre responde positivamente a los vinos y a otras verduras que no sean las clásicas. Además, el hueso de la corvina es exclusivamente para los caldos de este pescado, ya que su sabor es muy intenso y chocaría con otros. En una de mis estanterías encontré este librito tan clásico llamado “La Cocina Familiar Antigua”, recetario andaluz. Y allí encontré esta receta copiada literalmente de D. José Gómez González, escrita en Málaga en 1931, de su libro “La cocina original española”.

Éste es su texto: “preparada, trinchada, desespinada, colocada en placa, en sartén con buen aceite, preparado un refrito abundante, compuesto de cebolla, pimientos y tomates. Cuando esté bien frito se agrega un picadillo de pimientos morrones y caldo de pescado, para desliar la composición. Una vez paladeada, colocado sobre la corvina, con una hoja de laurel. Puesta al horno, cuando esté cocinada es emplatada y servida muy caliente”.

Que traducido resulta que los ingredientes son para 3-4 personas 1 kg de corvina limpia y troceada, aceite de oliva virgen extra, 1 cebolla grande, 2 pimientos verdes de freir, 1-2 tomates maduros, pimientos morrones (yo utilicé pimientos del piquillo), 2 hojas de laurel y caldo de pescado con los huesos de la corvina, 2 cebolletas y 2-3 ramas de apio.

En una cazuela sofreir la cebolla, los pimientos y los tomates, todo pelado y picado. Agregar los pimientos morrones y el caldo de pescado (más o menos un vaso), dejando un rato que cuezan. La corvina se salpimenta y se introduce en una fuente de horno con el sofrito y una hoja de laurel, y hornear a fuego medio unos quince minutos.

Comentarios: ¡viva la cocina española!, que sigue siendo la cocina gallega, vasca, catalana, manchega, extremeña, castellana, valenciana, mallorquina y andaluza.