Sigo teniendo recortes de revistas de cocina guardados en cajas y carpetas. En su día hice una selección de aquéllas que me resultaron más interesantes y más parecidas a mi estilo. De vez en cuando las saco, las repaso y escojo una, como en esta ocasión. Se trata de un gratinado de verduras fácil, rico y sano. Y es que nuestra cuesta de enero está dirigida a perder un poco de peso sin prisas, que es lo mejor.

Ingredientes: ½ kg de espinacas (limpias, en bolsa), ½ kg de setas o champiñones, ¼ de cebolla picada, 2-3 cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta y el zumo de medio limón. Y para el majado, 1 cucharada de aceite de oliva, 1 diente de ajo picado, el zumo de medio limón, perejil picado, sal, pimienta. Para gratinar, queso rallado parmesano a discreción.

Limpiamos y pelamos los champiñones y los picamos en láminas, y les vertemos por encima el zumo de medio limón. A continuación, los podemos cocer con una cucharada de aceite y algo de sal. Yo opté por hacerlos al ajillo, utilizando para ello la thermomix. Hay que conseguir que los champiñones queden cocidos. Los reservamos.

En un perol con otra cucharada sopera de aceite ponemos las espinacas, las salteamos con un poco de sal (se admite un ajito laminado), y las dejamos que se vayan cociendo con el perol tapado. Bastarán unos diez minutos. Reservamos.

Picamos las cebollas y las doramos con el aceite restante en el perol. Añadimos entonces las espinacas, los champiñones o setas, sazonamos y reservamos también.

Hacemos un majado con el ajo, la cucharada de aceite de oliva, el resto del zumo de limón, el perejil, la sal y la pimienta.

Tomamos ahora una fuente de horno y colocamos la mezcla de champiñones, espinacas y cebollas. Echamos el majado por encima y espolvoreamos con el queso rallado.

Gratinamos en horno unos 6-7 minutos a máxima potencia.

Este plato está muy rico y dura perfectamente tres días en la nevera. Es interesante que tanto champiñones como espinacas no hiervan en agua, pues así perderían muchas propiedades.

Personalmente creo que este plato quedaría muy bien con dos o tres huevos batidos por encima, antes de introducirlo en el horno. Es cuestión de probar. Yo lo presenté con pasta fresca cocida y la mezcla estaba estupenda.