En una de nuestras sesiones de cata en Sevilla, conocimos al dueño de este bar de tapas de nombre tan original.  Rafa Bellido, que así se llama, es un sumiller madrileño afincado en Sevilla, considerado entre los mejores del mundo en diversos certámenes internacionales. Es presidente y miembro fundador de la Asociación de Sumilleres de Sevilla y miembro de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo. Bellido lleva unos dos años con este pequeño local, situado en la calle Moratín, detrás de El Corte Inglés de San Pablo, en la elegante zona de El Arenal. La Mojigata es algo distinto a lo habitual del tapeo sevillano. Ésa fue nuestra impresión en las dos ocasiones en las que hemos estado. Y por eso lo contamos aquí.

Tapas abundantes, platos al centro, con nombres originales, que están escritas en el cristal de la fachada, hacen que te pongas a pensar su significado y contenido, y que no sepas por cual decidirte. Pero lo mejor es dejarse llevar y aconsejar por los camareros de La Mojigata, que para eso va uno por allí.

Tres zonas diferenciadas tiene el local: la planta baja, algo pequeña pero simpática y organizada, la terraza en un tranquilo callejón perpendicular a la calle Moratín con unas cuantas mesas, y un entresuelo en el que pueden comer 15-16 personas en grupo. Tres ambientes que coexisten en perfecta armonía y que hacen de este bar un lugar muy acogedor y moderno.

Propuestas como humus de garbanzos y nachos picantes; lomo de sardina con aceite de humo para suavizar; sashimi de caballa cremosa de patatas con pan, cebolla, shitake y aceite de trufa blanca; huevo a baja temperatura, etc. o hamburguesa bolognesa confitada con beicon y espagueti deshidratado en lugar de pan; arroz orgánico con remolacha, espinacas, membrillo y queso; melva con cítricos, crépes de confit de pato con salsa huisin, y así algunos más. Los títulos son puro arte ilustrativo….

En La Mojigata se anuncian también catas para solteros/as, cursos de sushi, cursos de iniciación al vino, etc. Sus paredes están llenas de vida.

Dos años lleva el local de Rafa Bellido, abriendo por las noches y de jueves a domingo también al mediodía. Siempre lo hemos encontrado lleno.

Un lugar donde la originalidad reina por completo no solo en el nombre y contenido de las tapas sino también en el ambiente, la decoración, el servicio y la orientación del cliente.

Tal como nos dijo Bellido en su día, en La Mojigata hay que olvidarse y disfrutar, para degustar los sabores y sus diferentes combinaciones como si nunca los hubiésemos probado. Al fin y al cabo, salir a tapear es estar predispuesto a la diversión y la sorpresa y aquí lo consigues.

La impresión al salir de allí fue bastante buena.

https://www.facebook.com/lamojigatasevilla?fref=ts

(sigo teniendo problemas con los enlaces)