El cocinero Xanty Elías acaba de recibir el premio Empresario del Año de manos del presidente de la Federación Onubense de Empresarios (FOE). Este chef no solo dirige un restaurante puntero en Huelva con un gran equipo, sino que está tirando del colectivo de restauradores de la capital onubense y apoyando sus movimientos asociativos. Personas como Xanty remueven y dinamizan el sector de la gastronomía, poniendo en valor su influencia profesional, social y económica.

Aunque ya habíamos hablado aquí del Acanthum, resulta que el pasado sábado en una visita a Huelva aprovechamos para almorzar allí, con ocasión de las Jornadas Gastronómicas de la sierra, el mar y la huerta, en la que participaban –junto al restaurante de Xanty- establecimientos de la talla de La Mirta, Azabache o Paraíso, por poner un ejemplo de los mejores de la ciudad. 

Cada uno de los restaurantes participantes lo hacía con una oferta de menú o tapa distinta. En el caso del Acanthum se trataba de un menú al centro por 25 euros, que decidimos probar.

Un sorbete de frambuesa y ginebra presentado en tubitos mínimos fue abriendo boca, seguido de un crujiente de caballita y amaranto (en este plato el pescado estaba exquisito). Llegó un paté ibérico con verduritas crujientes (Xanty utiliza mucho los productos ibéricos), que untamos en un pan de categoría, hecho por el equipo de cocina del restaurante, y entre ellos rellenos de frutos secos. Otro plato al centro fue uno de croquetas de boletus, exquisitas. Y llamó la atención la presentación de las minihamburguesas de choco, ortiguillas y gambas con tomate y cheddar, cuya mezcla estaba perfecta al paladar.

Un platito de ibéricos con aliños verdes y frutos secos me conquistó (a pesar de lo poco que me seduce la carne en general). El postre fue de categoría –bizcocho cítrico y mermelada con helado de yogur griego.

El vino –por copas- fue Barredero, de Bodegas Contreras, blanco afrutado de Huelva. Todos los ingredientes eran de la tierra onubense. Y salimos del Acanthum con la sensación de haber comido lo justo y disfrutado mucho más. 

Este buen menú al centro a un precio más que ajustado, nos permitió degustar la cocina de Xanty Elías, que es ligera, elaborada, sabrosa y vinculada a la tradición culinaria de Huelva.

Nuevamente recomendamos este lugar. Xanty Elías pertenece a una nueva generación de cocineros inquietos y solventes, con un brillante futuro por delante. Y es bueno que lo valoren en su propia tierra. Es de lo que salen de la cocina a hablar con sus clientes para recoger opiniones y preferencias sin intermediarios. Se trata de una cocina cercana y directa.