Más de una vez he hablado de los espárragos de Huétor-Tajar, una joya culinaria de la Vega de Granada. Este espárrago fue reconocido como I.G.P. en el año 2000, por su origen “silvestre” y particulares características. Son más rectos y delgados, más oscuros y con un intenso sabor amargo dulce y una textura firme y carnosa. De hecho se integran fácilmente en distintos platos. Yo los tengo siempre en casa ya cocidos y en conserva, bajo la marca Los Monteros. Hoy me sirvieron para el segundo plato.

Ingredientes para 2 personas: aceite de oliva (poco), gambas o langostinos (6 grandes), 1 diente de ajo, sal a gusto, perejil picado, 8 unidades de espárragos de Huétor-Tajar frescos, o bien media lata de espárragos cocidos y cortados en mitades, 1 vasito de vino blanco.

Elaboración: en una cazuela o perol pequeño ponemos el ajo laminado y el aceite. Cuando el ajo empiece a “bailar”, añadimos las gambas o los langostinos y los espárragos.

Añadimos el vino y dejamos cocer tapado durante 1 minuto o 2, y añadimos perejil picado para aromatizar.

Están riquísimos, y el vino blanco le daba un toque muy especial.