Aquí el gran protagonista es el choco –fresco- de Cádiz o de Huelva. Si acaso lleva una patata nueva troceada, que aporta sabor y jugosidad al plato. Lleva además polvo de algas, solo un poco, para dar cuerpo a la salsa. Tras probarlo este mediodía, pienso que tenía que haber cuidado más el jugo, porque al final se me consumió un poco. De todos modos, este guiso de choco salió riquísimo. Es otro estilo, diría yo.

Ingredientes para 3 personas: 1 kg de choco, una patata mediana o grande, una cebolla, 1 cucharada de café de polvo de algas de Suralgae, un chorreón de Brandy de Jerez, algo de comino, nuez moscada, sal, aceite y una cucharadita de vinagre de Jerez.

Limpiamos el choco (lo ideal es que lo haya hecho el pescadero), lo troceamos. En una cazuela ponemos a pochar un poco la cebolla picada, y enseguida le añadimos la cucharadita de polvo de algas y dejamos sofreír todo. Pasamos por la batidora y devolvemos a la cazuela. Ponemos también el choco, la patata troceada, el brandy, la nuez moscada, el comino y el vinagre de Jerez. Dejamos la sal para el final. Hay que añadir un poco de agua para cubrir el guiso, y dejar cocer unos treinta minutos a fuego medio bajo.

Sale muy rico….