Todos los días me llega un correo con la actualización de la magnífica página Directo al Paladar. Y aunque en sus posts (5-6 diarios) hablan de todo, como mínimo traen dos recetas. Hace poco publicaron ésta de pechugas de pollo al horno, sencilla, rica y saludable. Ayer la pusimos para almorzar, junto con un buen pisto de verduras. Le cambié algunas cosillas, por cierto.

Ingredientes para 4 raciones: 700 g de pechugas de pollo de corral, 1 cebolla, 2 ajitos en láminas, 250 g de tomates cherry, 2 cucharadas de vino blanco por cada pechuga, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, queso rulo, varias cucharaditas, sal y un poco de pimienta negra.

Elaboración: precalentar el horno a 200º, colocar la cebolla picada y el ajito en láminas con las pechugas en una fuente de horno. Colocar los tomates cherry partidos por mitad entre las pechugas, añadir el vino, el aceite y salpimentar. Poner al horno veinte minutos.

Pasado el tiempo, sacar la fuente y añadirle una cucharada de queso rulo de cabra por encima de cada pechuga. De nuevo al horno y gratinar cinco minutos, comprobando que el queso se derrita.

Está muy rico, sobre todo recién hecho. Con el tiempo, las pechugas pueden resecarse. Creo que lo ideal es adelgazar un poco el grosor de las pechugas y así quedarán mucho mejor.

Nos gustó. Por cierto, la receta original lleva queso mascarpone.