Acabo de enterarme de que en Andalucía no tenemos Unidad de Geriatría en nuestro sistema de Salud, a pesar de ser una de las comunidades con población más envejecida de España, junto con Cataluña y Madrid. Por ello, los geriatras en Andalucía desarrollan su labor en el área hospitalaria. ¡Con la falta que hacen estos profesionales en las tareas de medicina preventiva en la atención médica primaria….! Pero quería resumir la ponencia del doctor Luis Fernández López, excelente medico geriatra del hospital Macarena de Sevilla, del pasado miércoles, en el Centro Cultural Cajasol, organizada en los foros de debate mensuales de Ajemsol (Asociación de Prejubilados y Jubilados de Cajasol). Lógicamente, mi mayor interés va por el tema de la alimentación y del ejercicio físico, de los que también habló el conferenciante.

Luis Fernández habló de la importancia de la alimentación en el proceso del envejecimiento. Según un reciente estudio, la mayoría de nuestros mayores están bien alimentados cuantitativamente, pero tienen deficiencias cualitativas como beber poca agua, tener déficit de vitamina D, falta de calcio, consumo insuficiente de frutas y verduras y abuso de grasas saturadas. También aludió al perjuicio de alimentos muy energéticos pero poco nutritivos como los dulces, que oxidan rápidamente las células. La sal es otro enemigo a evitar, fijando un nivel máximo de 7 g/persona/día, enumerando los alimentos que la contienen en exceso como todo tipo de precocinados.

Y en cuanto al ejercicio físico, el conferenciante indicó la necesidad de hacer ejercicio físico para frenar el proceso de envejecimiento, aconsejándose 5 días de actividad aeróbica y 2 de resistencia. Con esta práctica, los beneficios son de índole sicológicos, funcionales, hemodinámicos, de mejora de la función renal y de la capacidad cognitiva. Es decir, el entrenamiento facilita la transmisión de información entre las células, cubriendo posibles espacios de células muertas.

Como conclusión, Luis Fernández aconsejó la actitud positiva ante la vida, evitando “rumiar” lo negativo, ya que acelera notablemente el envejecimiento. Se trata de ir adaptándose a los tiempos, evitando el estrés, que no hace sino aumentar los radicales libres y perjudicar el sistema inmunológico.

Ser feliz es sentir el abrazo amigo de la vida….

Luis Fernández es médico de Atención Hospitalaria de Personas Mayores, en la Unidad Perioperatoria de Medicina Interna del Hospital Virgen Macarena, académico de la Real Academia de Medicina de Sevilla, y autor de diversos libros publicados sobre su especialidad.

Ajemsol continuará con la celebración de estos foros de debate para sus asociados, amigos y público en general.