Nos hemos apuntado en casa a las cremas de verduras otoñales. Tratamos de alternar en almuerzos y cenas con verduras crudas o cocinadas. Como tocaba lo segundo, pues preparé esta crema de calabaza (de la variedad violín, que es más dulce), aderezada con parmesano rallado. El resultado fue que estaba deliciosa. Ahora lo cuento.

Ingredientes para 4 personas: 700 g de calabaza, 200 g de patatas, 1 cebolla, 1 pellizco de comino en polvo, dos vasos de agua, 50 ml de leche evaporada, 30 g de queso parmesano en lascas, aceite de oliva virgen extra y sal. (Para dos personas, poner justo la mitad de todo).

Hay que pelar la calabaza y las patatas y cortarlas en trozos. Pelar y picar la cebolla y rehogarla unos cinco minutos en aceite hasta pocharla. Añadir al perol la leche, el agua, la calabaza y las patatas, y dejar cocer unos 25 minutos a fuego fuerte.

Triturar la sopa hasta que esté muy fina, añadir luego el comino y rectificar de sal. Al servir en el plato, repartir los trocitos de parmesano, que también puede rallarse. Se toma caliente.

Si tenéis Thermomix, hay que poner en el vaso el aceite (medio cubilete) y la cebolla picada. Dejar 5 minutos, a temperatura varoma, velocidad 1. A continuación añadir el agua, la leche, la calabaza y las patatas troceadas y dejar 20-25 minutos a temperatura 100º y velocidad 1. Triturar todo a velocidad 7-8, y añadir el comino molido y rectificar de sal. En el plato, poner el parmesano en lascas o rallado, a gusto.