He leído la revista de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), y me siento tan importante como un IBEX-35, porque hablan de mí. Es que en su informe y en algunos medios de comunicación me toman como referencia básica para explicar la importante subida de precios que ha experimentado la cesta de la compra en España, a causa de esta puñetera crisis. Según este organismo, este año cuesta un 25% más hacer una tortilla de patatas”, y al oírlo me he quedado “flipada”. Entre mis funciones no está la de calcular los costes financieros de mi producción. Bastante hago con preocuparme de mi elaboración, mi sabor, mi aspecto, del mejor cuajado de huevos y papas…y de contemporizar con las demás tapas de bares y con los demás platos en las cocinas familiares….es que no doy abasto. También me ocupo de mi marketing…pero de dinero no me gusta hablar. 

Eso sí: tengo una leve idea de cuánto valen mis ingredientes. Y para informarme de cómo evolucionan las cosas he buscado por internet. Las papas de Sanlúcar han pasado de 1 euro el kilo (más o menos) a 1,40 en poco tiempo. (¡!!!). El imprescindible y a veces intratable aceite de oliva virgen extra también ha subido de precio (además el tema de sus costes es un tema complejo y organizado). Las cebollas (con las que me encanta trabajar) han aumentado un 9% (¡qué abuso!). Eso sí, los huevos no suben de precio y más bien bajan un 1%, (¡qué raro), aunque sigue existiendo una gran brecha de precio entre los huevos ecológicos y de corral o simplemente de granjas industriales. Siempre ha habido clases, pero todos alimentan lo mismo, solo varía el gusto.

Explican los de la OCU que ya los supermercados no pueden soportar esta larga crisis y han empezado a subir un 2,9% de media los precios de los productos alimenticios, triplicando casi la de 2012. Se ve que quieren seguir teniendo beneficios y han agotado su colchón financiero. Y el colmo ha sido la subida del IVA…¡como castigan nuestra cocina!.

Al parecer, varía mucho el gasto en compra de alimentos según un supermercado u otro, y según una ciudad u otra de España. Se habla de un acercamiento de los precios entre establecimientos, por la subida de los comercios baratos y por la bajada de precios de casi todos los caros. Son movidas de las grandes superficies, que cada vez me caen peor.

Y leo también que se aconseja comprar por internet para realizar la compra de alimentación, e incluso adquirir marcas blancas. Las comunidades autónomas más caras con el País Vasco, Cantabria, Navarra y Cataluña, y las más baratas Murcia, Galicia, Andalucía y Asturias.

Estoy de acuerdo con la OCU en que para ahorrar hay que salir a comprar sin prisas, planificar y hacer una lista y ceñirse a ella, comparar precios (viendo las cantidades), ir sin hambre y sin niños –que distraen y piden dulces y caprichos-, así como analizar detenidamente las ofertas, que a veces no lo son tanto….

En resumen: que para ser un plato tan nuestro, tan rico, tan popular, tan sencillo, tan saludable y tan guay, pues resulta que una servidora, la tortilla de patatas, tiene que estar al tanto de cuanto se habla de mi persona, para poder desarrollar una buena “estrategia de comunicación” con mis adeptos, que son todo el mundo en España.

Yo me había hecho la idea de vivir y trabajar como uno de los productos estrella de la cocina casera española, especializándome y respondiendo a los retos del deseo de la mayoría de los comensales pobres, y también de los tapeadores más exquisitos… y ahora resulta que también tendré que consultar precios y calidades de mi materia prima y controlar mis presupuestos para prevenir desviaciones…. ¡un máster, vamos!

¡Qué barbaridad! ¡Adónde hemos llegado! Es que no van a dejar títere con cabeza…¿Por qué no subirán el precio del caviar o de las ostras?. Una tortilla de papas es lo que pueden cenar todos los españoles (activos, jubilados, parados y recortados). Siempre he dado la cara, he sido atenta con mi público y ahora no quiero dejarles tirados.

Creo que me abriré cuenta en Facebook y twitter y haré campaña por mi cuenta, no me dejan otra alternativa. Quiero volver a ser uno de los platos más baratos.

Un abrazo a todos.