Con esta receta tradicional de la villa de Rota (Cádiz), que es un plato sano, rico y fácil, quiero comenzar los posts dedicados a lo que fue el II Encuentro de Blogueros Rota: tierra, mar y viñas, que tuvo lugar ayer domingo. Organizado por el Ayuntamiento de Rota, contó con patrocinadores como El Bucarito, Diverso, Hotel Playa de la Luz y El Badulaque. En una entrada posterior hablaré con más detenimiento de lo que vivimos ayer en esta villa de la costa noroeste de Cádiz. El arranque  -tal vez el plato más popular de Rota junto con la urta- lo preparamos los blogueros asistentes, organizados en cuatro equipos, a modo de taller de cocina. El arranque triunfó, como siempre.

Ingredientes: 1 lebrillo, 1 machacadera de madera para majar, 1 kilo de tomates de pera (colorados), 2-3 pimientos verdes (variedad cuerno de cabra), 1-2 dientes de ajo, pan asentado 1 telera, pan de pan), aceite de oliva virgen extra (el necesario) y sal al gusto.

Preparación: en el lebrillo comenzamos a majar los pimientos troceados, el ajo y la sal. A continuación añadimos los tomates troceados y sin piel, y seguimos majando hasta que todo quede muy bien triturado y ligado.

Vamos a ir agregando el pan cortado a pellizcos y seguimos majando y suavizándolo añadiendo el aceite de oliva como si fuera un hilo y hasta que consigamos el punto óptimo. Rectificar de sal.

Se sirve acompañado de pimientos verdes cortados por la mitad a lo largo, para que sirvan de cuchara.

La receta es cortesía del Área de Turismo del Ayuntamiento de Rota. Y tras la experiencia, está clarísimo la importancia de la calidad del tomate para este plato, que deber quedar majado en su punto y con el sabor justo, refrescante y de buen aliño.