La Bodeguita en el mercado del Rosario

El puesto número 13 fue hasta ayer uno más de frutas y verduras. Hoy viernes ha abierto con una nueva vida: la del mundo de los vinos de la Tierra de Cádiz, y con el rótulo de La Bodeguita. José Manuel Paramio, gaditano y comerciante del mercado de abastos Virgen del Rosario ha comenzado una nueva etapa profesional, la venta de vinos y vinagres de la provincia gaditana, y ahí sí que tiene abundante material. De este modo el mercado situado en Puerta Tierra se une a la oferta de productos gastronómicos especializados y de alta calidad que triunfa en el mercado central de Cádiz, en el famoso “Rincón Gastronómico”. La Bodeguita es un pequeño escaparate donde van a estar representadas todas las bodegas de la provincia de Cádiz.

Manzanillas, olorosos (también a granel), moscateles, blancos afrutados, finos, cream (en barril), y la cada vez más amplia gama de los originales tintos gaditanos, así como los mejores vinagres jerezanos, conforman la oferta de La Bodeguita, que entre otras cosas tiene el mérito de acercar nuestros propios vinos –clásicos e innovadores- al público familiar que acude día a día a la compra de los artículos de alimentación. Esto es sin duda una buena noticia. En una provincia como ésta es bueno que conozcamos en la cercanía del barrio lo mucho que tenemos en producción de vinos y que su variedad y calidad dan para llenar un establecimiento.

Además, José Manuel Paramio ofrece en su puesto la personalización de botellas y catavinos para eventos como bodas, reuniones familiares, jornadas o conmemoraciones. Todo ello dentro del diseño más original en las etiquetas. También tiene previsto preparar para la venta los famosos “rebujitos” que tanto éxito están teniendo en nuestras ferias, al igual que en breve contará entre sus botellas con la famosa Tintilla de Rota, un clásico felizmente recuperado.

La Bodeguita es un buen reclamo no solo para los clientes habituales del mercado, sino también para todo aquel visitante, turista o veraneante que busca llevarse un recuerdo de la ciudad, capital en Jerez de denominaciones de origen famosas en todo el mundo. Paramio piensa abrir algunas tardes una vez pase el verano y organizar catas para fidelizar a clientes con nuestras prestigiosas bodegas. Por eso, sería bueno que éstas a su vez apoyaran al pequeño comerciante especializado, en su valiosa función en pro de la difusión de marcas. El vino debe tener su punto de venta propio, como atracción para cualquier consumidor, entendido o no.

Una nueva andadura, un paso adelante con esta actividad, que hace que este mercado de abastos “beduino” tenga un referente gastronómico más, complementando y revalorizando la oferta de los comerciantes de productos de siempre, en una zona nueva, amplia y de gran concentración de población.

Cada día tengo más claro que gastronomía y alimentos básicos deben ir juntos. Ambos crean riqueza y puestos de trabajo.