La pastelería creativa es hija de la repostería, pero con vocación de artista plástica, a base de imagen e imaginación. Hace cinco años Mar Varela participó en un taller de formación de tartas. Aquello dejó una inquietud y un horizonte para crear algo propio más allá de aquella mesa de obrador. De momento, esta, gaditana, azafata de vuelo, maquilladora profesional, decoradora de tartas fondant y con formación en la Escuela de Bellas Artes de Cádiz, se convierte en bloguera con Vamos a Cocimar, allá por agosto de 2010, publicando sobre todo recetas de repostería, y siendo elegida mejor bloguero de la cocina 2009, por la web de Canal Cocina.

Y ya entonces lo advirtió: “quiero instalar mi propio local Vamos a Cocimar”. El sábado pasado cumplió su sueño. La tienda –situada en la calle Real, 247, de Puerto Real (Cádiz), cerca de la urbanización Marina de la Bahía- se llenó de amigos, familiares, conocidos, blogueros e incluso autoridades locales. Y Mar Varela cortó la cinta de inauguración de su tienda.

Un local en rosa chicle te transporta a la fantasía impagable de las tartas, cupcakes, galletas o moldes variados colocados en las estanterías. Una tarta de genial colorido y complejo montaje luce en el escaparate de Vamos a Cocimar. A Mar le gusta dar clases y son muchas las personas que han sido formadas por ella en la práctica de la pastelería creativa, en otro local anterior muy cerca de éste.

El día de la inauguración, un monitor emitía las mejores creaciones de Mar Varela en sus tartas; motivos de fútbol, personajes infantiles, personalización, decoraciones según perfiles….en suma montajes increíbles que causarán sorpresa y deleite en muchas celebraciones con pequeños y mayores. La pastelería creativa es un campo poco trabajado en España según Mar Varela.

La tienda ha abierto al público hoy lunes con su horario comercial de lunes a sábado (mediodía). Está previsto que además de ofrecer toda clase de accesorios para pastelería –desde delantales hasta moldes y colorantes o medios para transportar tartas o materias primas- se impartan en ella talleres formativos en repostería, contando incluso con personajes importantes del oficio.

Sabores que también se comunican en colores y en expresiones humanas,  en logotipos de afición o en recreación plástica, convierten esta actividad en un paseo por la fantasía para hacer disfrutar a todo el que quiera dejarse llevar. Merece la pena entrar, ver e imaginar una magia pastelera y visual.

Deseamos mucha suerte a nuestra amiga Mar Varela.