Traigo aquí un popurrí de noticias sobre alimentación, organización doméstica, cacharros y cocina en general. Están tomadas de diferentes publicaciones, pero todas me parecieron muy interesantes para publicar y para leer. Por supuesto, que citaré el origen. Pero es que en este mundo que vivimos donde los listos van a lo suyo de una forma descarada, es más necesario que nunca estar al tanto de lo que ocurre en el mercado del sector alimentario y sus derivados. A ver qué os parece….

DE LA REVISTA OCU-COMPRA MAESTRA: www.ocu.org

Aromas naturales o artificiales de los alimentos: si la etiqueta de un producto pone aroma, eso quiere decir aroma artificial, obtenido por síntesis química. Si reza aroma natural, con este apellido se refiere a la obtención por procesos naturales de fermentación, pero no partiendo de un alimento concreto. Y si dice aroma natural o extracto, aparecerá vinculado a algún nombre de alimento, por lo que se ha extraído a partir del producto propiamente dicho.

Los yogures ya no caducan: llevan solamente la fecha de consumo referente. De este modo se quiere evitar el despilfarro de alimentos. Pasados de fecha solo pierden cualidades, pero no son un riesgo para la salud.

Un tercio de la comida, a la basura: y el mayor despilfarro está en las sobras de las comidas preparadas, bien en casa o en restaurantes. Por ello se aconseja congelar, aunque pierdan cualidades en textura, pero las legumbres por ejemplo van muy bien. Otra opción es hacer purés, sobre todo con patatas y verduras; También podemos recongelar, una vez cocinados productos como carnes o pescados. Y por último, reutilizar, aliñando carnes y pescados sobrantes con tomate, pimiento, cebollas, en empanadillas o con arroz, pasta o croquetas….

Las sartenes de cerámica triunfan: Son de un material duro y resistente al calor y a cualquier rayado. Pueden meterse en el horno y no desprenden ningún vapor ni transfieren elemento tóxico alguno. El único inconveniente es una cierta fragilidad en caso de caídas, golpes o por el uso. Sus ventas se han multiplicado en los últimos años.

Medias mañanas en el colegio: aquí van algunos ejemplos de las meriendas de los niños en el recreo del colegio. Lunes: distintos tipos de zumos y galletas –los zumos no azucarados-.  Martes, lácteos, como leche, batidos, quesos, quesitos y yogures. Miércoles, frutas y frutos secos. Jueves, bocadillo o sándwich de fiambre o paté (queso, jamón serrano, cocido, pavo, sardinas en aceite, embutidos menos magro, chorizo o salchichón). Y viernes, cereales y dulces, bizcochos o magdalenas y bollería casera (lo ideal, es que se preparen con los niños). El caso es llegar a las cinco comidas al dia para los escolares, escogiendo los alimentos más adecuados para cada una de ellas y respetando sus gustos, con equilibrio y variedad.

DEL DIARIO DE CÁDIZ, SALUD Y BIENESTAR: www.diariodecadiz.es

Clases para comer sano: la Real Academia de Gastronomía aboga por introducir en las escuelas una asignatura que enseñe a los niños a comer sano, y su presidente –Rafael Ansón-, asegura que el gazpacho es tan importante como una catedral. Hay que educar la vista y el oído y educar el gusto, el tacto y el olfato para la alimentación. La mala alimentación de los niños está generando consecuencias como la obesidad, la diabetes, el colesterol, que luego ocasionan gastos en sanidad.

Las legumbres son fundamentales: un elemento esencial en la dieta habitual, sobre todo para niños, ancianos y enfermos, que son los que más aporte energético necesitan. Por ello, deben incluir en su dieta semanal entre dos y cuatro raciones de legumbres, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. En la infancia, debido al crecimiento y maduración del organismo, el cuerpo necesita más energía para cubrir esta demanda, especialmente durante la pubertad.