Con cariño y huevos, según el rótulo de la pequeña fachada de cristal del puesto 116 del  mercado central, además de otras frases que invitan a acercarse por allí. Chica y Yolanda son dos jóvenes emprendedoras que han optado por comenzar un nuevo proyecto, uniéndose al exitoso rincón gastronómico del mercado gaditano. Ellas ofrecerán tortillas, revueltos, patatas aliñadas y todo lo que lleve patatas y huevos.

Ambientado como una pequeña pero coqueta y moderna cocina, La Sartén se hace atractiva al cliente. En sus vitrinas lucen vistosas tortillas y aliños, pero ¡ojo! con las mejores patatas de Sanlúcar y los huevos ecológicos –que también venden al público- y que son difíciles de encontrar en el comercio. Ellas solo pueden ofrecer productos que no tengan otros detallistas del mercado.

Envases con patatas alioli o aliñadas y salsas de tomate triturados y aceites, todo ello en perfecta formación, conforman –junto a las hermosas tortillas recién hechas- un ambiente de lo más acogedor. Sartenes brillantes colgadas de las paredes y muebles de cocina de un blanco impoluto, ayudan a garantizar la mayor higiene.

En las vitrinas de La Sartén lucen botellitas de aceite de oliva virgen extra ecológicos, con origen en la provincia de Cádiz. Pero tengo que hablaros de las tapas de tortilla que probé allí hace un par de días, acompañadas de una cerveza Maier de barril: la primera: de morcilla y piñones; la segunda: de carrillada y cebolla caramelizada; y la tercera: de bacalao, pimientos asados y cebolla. Además, las tapas –a un precio razonable- van acompañadas de una rodaja de pan con tomate rallado por La Sartén y un chorreón de buen aove. La degustación fue un auténtico placer. No son buenas tortillas todas las que relucen por ahí.

Otros productos como revueltos de verduras u hortalizas, patatas fritas con salsa, y salsas mayonesa y ketchup autóctono, acompañan a las tostas con patatas y huevos de codorniz.

Creo que La Sartén es una opción segura y apetecible para el público infantil que acude con sus padres al mercado, y que pueden comer allí de modo saludable. Una tortilla o un revuelto que utilice tan buenos ingredientes siempre será un producto de calidad. Y, desde luego, tal como dice su slogan, “Con huevos y cariño”, ambos imprescindibles.

Un proyecto emprendedor y sólido el de estas dos jóvenes, que van a llevar la mejor cocina de los huevos al mercado de abastos, enriqueciendo la oferta del rincón gastronómico. Y las tortillas son los platos más universales de nuestra mesa, pues a todos gustan.

No olvidemos que el cliente de estos puestos de productos selectos lo hace para encontrar una oferta de productos diferenciada, de la máxima calidad y servicio. Personalmente me alegré de encontrar los mismos productos que utilizamos en casa para hacer tortillas.

¡Mucha suerte a Chica y a Yolanda!.