¡Mira que hemos hecho arroces en casa….! Pero éste nos ha salido tan bueno, que hay que incluirlo en un post. Todo empezó cuando tuve que hidratar unos boletus (las únicas setas que encontré a estas alturas del año, para hacer tortillas), y decidí no tirar el agua resultante, a pesar del excesivo color oscuro que tenía. La reservé, y me sirvió para este riquísimo arroz con champiñones. Con estos ingredientes salen cuatro platos más que discretos. Ahora lo cuento.

Ingredientes: un vaso de arroz (no lleno del todo), dos pimientos verdes de freír, un puerro, una cebolleta fresca, medio vasito de vino Pedro Jiménez y 400 gramos de champiñones, sal, limón y agua de hidratar boletus (o cualquier otra seta deshidratada).

Lo primero, pelar los champiñones y trocearlos en láminas. Reservarlos y añadirles un chorreón de zumo de limón. Mientras, en una paellera, sofreir la cebolleta y el puerro, todo muy picado. A los cinco minutos añadir y sofreir los pimientos verdes y dejar un poco. Ir calentando el agua de las setas.

Una vez pochado el sofrito, poner los champiñones y saltear; enseguida verter el vino dulce y dejar que se reduzca (unos 10 minutos).  Añadir el arroz y saltear también y enseguida poner el agua y un poco de sal.

Dejar que se haga todo 10 minutos fuego fuerte, 10 minutos fuego medio y 10 minutos de descanso.

En caso de tener cocina de vitrocerámica, dejar 8 minutos fuerte, 12 minutos suave y el resto de descanso.

El arroz estaba riquísimo. Y yo lo explico porque el agua de los boletus hizo un papel fundamental, aunque también porque los champiñones estaban muy frescos.