Ya tocaba una receta. Y en el congelador tenía tres hermosos calamares como de 1 kg de peso en total. Entonces, me puse a buscar por mi “rica” biblioteca de cocina, en esta ocasión de recetas, porque también tengo libros de dietas, filosofía culinaria, antropología, historia….etc. bueno, que por fin encontré una receta que me pareció adecuada, y trabajé sobre ella con algunos cambios. El resultado fue bastante bueno.

Ingredientes para 4 personas: 800 g de calamares, 2 cebollas, ½ kg de tomates, 3 dientes de ajo, perejil (yo utilicé especias de algas Suralgae), 1 hoja de laurel, pimienta blanca en polvo (opcional), una cucharada sopera de vinagre, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, una cucharada sopera de pan rallado (opcional también), sal, y un chorro de manzanilla,

En una cazuela de hierro fundido (que va muy bien para este tipo de platos), puse los calamares limpios y troceados, encima una capa de ruedas de cebolla y de ajos. Sobre los anteriores, los tomates en rodajas, la sal, las especias de algas,  el laurel, el vinagre y el aceite, por este orden. Puse la tapadera a la cazuela y dejé hervir a fuego lento. En cuanto empiece a soltar agua el guiso añadí la manzanilla y dejé continuar la cocción. Todo ello durante treinta minutos. Cinco minutos antes puede añadirse el pan rallado.

El resultado es más que satisfactorio. Es un guiso de calamares muy rico, sencillo y saludable. Como no le puse pimienta, creo que ésta le vendría muy bien, porque potenciaría un poco más el sabor.

La receta original la encontré en el libro “La Cocina de la Abuela” de Ana María Calera, un libro editado en 1992, y su título es “Calamares a lo Nina”. Sobre ella hice algunos cambios, pero la idea me pareció bastante buena.

Me sobró un plato y lo congelé en una fiambrera tamaño individual.