El Villanueva Club de Golf está alejado del centro de la localidad de Puerto Real, concretamente en la carretera del Marquesado. Su restaurante, el “Birdie” se ubica en una construcción tipo quiosco acristalada, que le proporciona claridad y luminosidad para disfrutar el paisaje natural del campo de golf que tiene enfrente. El proyecto está a la espera de que se construya el hotel necesario para completar el complejo deportivo-residencial. En tanto, este año concursa nuevamente en la Ruta de la Tapa.

Mauro Barreiro, chef del establecimiento Real 210 Gastro Bar, asesora al Birdie en temas de elaboración de tapas, calificadas como comidas de diseño. Ocho años lleva el Birdie abierto para dar todo tipo de platos durante el año, aunque su mejor temporada comienza lógicamente en agosto, con noches flamenca en sus jardines y con la vida alrededor del chiringuito frente al restaurante.

La tapa presentada en la Ruta se llamaba “Ravioli relleno de choco con salsa piquillo”. Es un ravioli relleno de choco con  ajo y perejil, con una base de pisto y salsa de piquillo. Lleva también unos doritos triturados y unos cebollinos con mayonesa. El sabor es muy agradable y refrescante. Y el pan que acompaña a la tapa está buenísimo.

El Birdie ofrece también tapas como Timbal de toro con espuma de soja, tapa de tierra y mar, salmorejo, punta de solomillo con roquefort, ensaladilla de gambas o milhoja de dorada con pimientos asados, etc. todo ello puede servirse en la terraza o en el propio restaurante. La mayoría de su clientela es alemana y sus preferencias son muy limitadas en las comidas.

El Birdie, lejano al centro de Puerto Real, con otro tipo de clientela y de actividad social, ha querido no obstante participar en esta Ruta de la Tapa. Su local es una buena opción para disfrutar de una buena cerveza con aperitivo o incluso de un buen café después de la comida, rodeados de luz, naturaleza y carritos de campos de golf, en un ambiente elegante.