De cafetería y local polivalente podría calificarse a El Campanario, situado en la calle Palma, en pleno centro de Puerto Real. El lugar es espacioso y con su amplio horario permite los desayunos, el tapeo del mediodía, la merienda, el tapeo de la cena, las copas nocturnas y el visionado de partidos de fútbol, que el dueño, Nicolás Dorado –onubense de Encinasola- se encarga de organizar, dividiendo a los hinchas dentro del local. También ha concursado en la ruta de la tapa de 2013.

Dice el folleto de la ruta que su especialidad son los desayunos, meriendas y baguettes. Y eso es lo que se desprende de su larga barra. Diez años lleva El Campanario abierto, sirviendo tapas y platos fríos y calientes, éstos últimos elaborados por el dueño sobre todo los fines de semana. Sus sándwiches son variados y famosos en Puerto Real. El establecimiento funciona también como heladería y vende pan al público.

La tapa presentada este año a la ruta se llama “mini baguette distraído”, y consiste en un montadito con tomate, aceite y panceta exquisita traída de Huelva, que se remata con salsa de tomate y ajo. Una rica tapa que casi representa una comida completa.

El Campanario es una cafetería de referencia para acoger a toda clase de público, todos los días de la semana, pues nunca cierra. Está preparado para ofrecer comida, televisión y wifi. Es un establecimiento de gran profesionalidad y servicio al cliente. Fue reformado hace dos años.