La oferta gastronómica de Puerto Real está subiendo de nivel en pocos años, gracias a nuevas incorporaciones de bares y restaurantes con otras ideas y especialidades. Junto a la Urbanización Marina de la Bahía, en la larga calle Real, se encuentra Real 210 Gastro, un lugar donde se cultiva la cocina de vanguardia en tapas, que cuenta con amplio salón y espaciosa terraza. Lo suyo son las tapas de alta elaboración. También concursa en la Ruta de la Tapa de Puerto Real.

Desde el interior del salón puede seguirse perfectamente el trabajo de cocina dirigido por Mauro Barreiro, que por la excelente coordinación de su equipo permite que las tapas salgan rápidamente y estén colocadas ante el cliente al poco tiempo de pedirlas. Unos barriles con tapa de cristal invitan a un tapeo más desenfadado aún que el de las mesas.

La tapa presentada por Real 210 –Cremoso de atún en escabeche– es una vistosa representación a modo de maceta, de la que surgen algunos alegres elementos, culminados por doritos machacados, cebolla frita, brotes de espárragos y trompetas de la muerte, entre otros. El sabor del escabeche de atún tiene un largo recorrido por la crema, cortado por los crujientes que le añaden originalidad. La tapa es muy contundente y resulta muy sabrosa al paladar.

Aquí se tapea en un establecimiento con servilleta de tela y un exquisito servicio. No obstante, el precio de la tapa real es el que fija el concurso de la ruta. Para Real 210 es la segunda vez que participa.

Merece la pena tapear en Real 210. Tiene una amplia carta en la que reinventa las tapas más tradicionales, dotándolas de una textura diferente y una especial presentación.

No solo clientes locales visitan Real 210; también reservan allí visitantes de otras poblaciones de la provincia de Cádiz, atraídos por la diferenciación en sus tapas y servicio.

Como dije al principio, Puerto Real está mejorando sensiblemente su nivel de calidad en la hostelería.