Llevan tres años en un nuevo emplazamiento, mudándose desde una plaza interior a una exterior, justamente enfrente, la de Rafael Alberti, zona de marcha de Puerto Real. Es un amplio local bien presentado, luminoso y lleno de detalles, conocido como El Chato, por el abuelo del actual propietario, que regentaba una venta con tal nombre desde 1927 en la zona de Las Canteras.

Una amplia carta para todos los públicos, convierten al establecimiento en un clásico para celebraciones. Cuenta con una agradable terraza para el tapeo ligero y veraniego. Aperitivos fríos y calientes, entre los que se encuentran los clásicos montaditos, pescados fritos, revueltos o guisos calientes, etc. El lugar es realmente agradable para el comensal, con un servicio esmerado y profesional.

La presentada a concurso “Bomba de la Huerta al foie gratinada” es una acertada apuesta por la verdura. Consiste en un relleno de cebolla, zanahoria, pimiento verde, calabacín, foie, todo ello muy picado y sofrito junto al foie y con vino Pedro Jiménez, y dentro de finas láminas de calabacín pochadas, cerrando en forma de bomba. El resultado es salado y dulce. Ha sido una sorpresa conocer esta tapa, que se pretende se haga fija en la carta. La tapa es ideal como entrante para clientes que desean una alimentación ligera y sana y al mismo tiempo sabrosa.

De El Muelle destacaría la decoración interior y el acabado del local, con una imagen más que notable como ambiente hostelero.