Estoy procurando seguir al pie de la letra (unas veces con más facilidad que otras) una dieta ligera puesta por una nutricionista. Por ejemplo, este plato de pasta fresca con un sofrito de sanas verduras y que estaba riquísima y además digestiva, una de las condiciones que pongo a mis platos.

Ingredientes para dos-tres personas: dos puñados de pasta fresca, una cebolla pequeña, un pimiento verde, dos tomates maduros, un brócoli pequeño, sal y buen aceite de oliva virgen extra.

En un perol, sofreir con aceite la cebolla hasta pochar y luego el pimiento verde de freir y cinco minutos después los tomates pelados y troceados. Mientras, cocer la pasta fresca con sal y un chorrito de aceite de oliva, (será suficiente con 6 minutos) y reservar.

Añadir al sofrito el brócoli en ramitos, quitando los troncos. Dejar unos diez minutos más, y añadir la pasta cocida, corrigiendo de sal.

Aunque es un plato ligero, está riquísimo. A mí me encantó.