Advierto que es la primera vez que presento un libro, que quede claro. Resulta que la Fundación Cajasol, para la que trabajo como voluntaria-voluntaria, me acaba de editar el libro de recetas, dietas y trucos de cocina “los Lunes, lentejas”, que no me negarán ustedes que el título no es de lo más expresivo…. Pues hoy miércoles hemos llevado a cabo la primera presentación del libro, en una salita más que amplia, antes dedicada al ambigú de lo que fue teatro Imperial de Sevilla Han intervenido José Luis Aguinaga (gracias por su exquisitez con nosotros) en nombre de Beta y Paco Galván como coordinador del voluntariado de la Fundación Cajasol, a través de la cual se lleva a cabo el proyecto Cocinando Tu Futuro, para enseñar a cocinar lo básico.

La Librería Beta Imperial está ubicada en pleno corazón de Sevilla, en la calle Sierpes, 25, en lo que fue hasta el año 2005 el Teatro del mismo nombre. Hoy conserva su antiguo escenario, cortinajes y alfombras. Dos librerías hay en el mundo cuyos locales antes fueron teatros, y la otra está en Buenos Aires. Al fin y al cabo la cocina tiene mucho de teatro, sobre todo si está interpretada con autenticidad.

Esta tarde he podido pasear por la alfombra roja de una librería de lujo, junto a 60.000 volúmenes allí apilados en un ambiente de equilibrio, belleza y quietud, no tan mortecina ni decadente como el cementerio de los libros olvidados de La Sombra del Viento, porque aquí los libros estaban muy vivos, depositados junto a la calle más céntrica y animada de Sevilla. La librería posee once locales en diferentes ciudades de Andalucía y tiene previsto abrir próximamente en la provincia de Cádiz (todo un reto).

Los Lunes, Lentejas, ya es un título más de ese gran escaparate que son los libros modestos escritos con amor y con la finalidad de que sirvan de algo al lector. En él hemos buscado la utilidad, el sentido de la cocina y el objetivo de la salud a través de la alimentación.

Una gran experiencia sin duda. Cuarenta personas han asistido a esta presentación. Cuarenta amigos y excompañeros de la Caja que nos han querido arropar, y casi cuarenta firmas de ejemplares que he “inmortalizado” con mi rotulador indeleble, cada dedicatoria única, porque seguro que cada lector del libro encontrará algo distinto, algo especial para él y su estilo de cocina.

Solo esperar que Los Lunes Lentejas transmitan todos los mensajes que he querido inculcar al auditorio: cocinar sin subcontratar (todo hecho en casa), a jornada completa (cocinar para comer todos los días) y con planificación (menús semanales). Y el gran mensaje subliminal: la cocina no es una diversión, es algo muy serio, duro y a veces rutinario. Pero merece la pena cocinar solo por ver felices a los demás.

Tenemos previstas firmas en la Feria del Libro de Sevilla, en el stand de la librería Beta y de Céfiro. También habrá alguna que otra presentación más. Esto se pone interesante….

(Mañana, más fotos y de las buenas)