Cristina Galiano, escritora de varios libros de cocina y experta bloguera trata en uno de sus posts de cómo congelar verduras correctamente. La información es de lo más interesante, teniendo en cuenta que mucha gente tiene huerto y a veces tiene dificultad para conservar todas las verduras que recoge. ¡Quien no se ha visto alguna vez con un exceso de hortalizas en la nevera y sin tener ocasión de cocinarlas!. Intentaré resumir las instrucciones de Galiano:

Lo primero, subrayar que solo una temperatura elevada puede detener totalmente la acción de las enzimas, que son las responsables de los cambios por oxidación en determinados productos frescos. Pero se ha comprobado que en temperaturas inferiores a 18º bajo cero las enzimas pierden su actividad, aunque luego al subir la temperatura actúan con más fuerza.

Y estos son los consejos más importantes: cocerlas previamente al vapor dejándolas al dente o cocinarlas del todo. Para verduras como acelgas, espinacas, borrajas, cardos, Galiano tiene un vídeo muy ilustrativo sobre qué debemos hacer.

Con los ajos y ajetes, hacer un sofrito antes de congelar. Las alcachofas deben ser cocidas enteras al vapor, o cocinadas con taquitos de jamón por ejemplo. El apio no se debe congelar, pero sí se puede si su destino va a ser un caldo.

NUNCA CONGELAR las berenjenas, calabacines o calabazas enteros ni los pimientos; sí cortados en rodajas, en cubos o abiertos por la mitad y cocidos en el microondas. También en forma de puré espeso tanto los calabacines como la calabaza.

Cebollas, cebolletas y puerros congelan muy bien en crudo, picados o cortados en rodajas finas. También congelan muy bien cocidos en el microondas. Los puerros, hervidos al vapor.

Los espárragos trigueros congelan perfectamente ya sofritos o cocinados en el microondas. Guisantes y habas siempre cocidos o cocinados del todo. Judías verdes, al vapor o cocinadas. Pepinos y pimientos, al descongelarse dejan de estar crujientes, mejor sofritos o cocinados.

La zanahoria se debe congelar en guisos, sopas y purés, nunca entera y cruda.

En cuanto a la familia de la coliflor, brócoli, col, etc., siempre deben congelarse cocinados, en el microondas o al vapor.

Es una suerte contar con personas como Cristina Galiano, que acumula tantos conocimientos sobre cocina y hogar y los comparte de un modo tan sencillo.