Las clases del proyecto Cocinando Tu Futuro van muy adelantadas para el grupo 2, que comenzó después de las navidades y que está formado por 10 personas. Prácticamente tenemos el programa de recetas visto. Pero el bacalao era uno de los asuntos pendientes, y sobre todo en este tiempo de Cuaresma. Esta sencilla receta es de la madre de Rocío, una de nuestras monitoras del proyecto, y fue ella -Rocío- quien la elaboró en clase. La mayoría de los alumnos no había probado nunca el bacalao -casi todos proceden de Sudamérica, por lo que fue para ellos una agradable experiencia. Eso sí, los lomos de bacalao eran excelentes, y la cocinera mejor todavía.

Ingredientes: ¾ kg de lomo de bacalao, 4 ajitos, 1 pimiento rojo de asar, 1 pimiento verde de freir, 1 cebolla grande, 3 zanahorias, tomate frito casero (un vaso más o menos) y aceite de oliva virgen extra.

El bacalao se desala como es habitual: en un recipiente lleno de agua, cambiándola cada 8 horas durante 1-2 dias. Nosotros lo desalamos cambiando el agua cada 6 horas, para acelerar el proceso, y quedó muy bien. Durante el desalado el bacalao estará siempre en la nevera.

En una cazuela amplia ponemos a pochar por este orden, los ajitos (laminados), la cebolla (picada), el pimiento rojo y el verde (en julianas) y las zanahorias igualmente. A medio pochar añadimos el tomate frito y dejamos unos veinte minutos a fuego medio.

Cuando todo haya cambiado de color, añadimos el bacalao en trozos y con la piel hacia abajo. Cuando los lomos empiecen a abrirse ligeramente, será la señal de que ya estén hechos.