Cuando quieres comer pescado pero no te apetece hacerlo a la plancha, preparar un rico plato de sopa con pescado incluido es una buena solución para un primer plato ligero pero calentito, sobre todo ahora con el frío que estamos pasando. Además, cunde muchísimo. Salen cuatro buenos platos. La novedad para mí fue preparar esta sopa en mi marmita de hierro fundido, con la que da gusto cocinar, porque lo hace todo.

Ingredientes: 1 filete grande de pez espada, caldo de pescado casero (1 litro y cuarto más o menos), una cebolleta, un pimiento rojo de asar, un pimiento verde, un puerro,  dos deditos de vino blanco, dos patatas pequeñas, sal y buen aceite de oliva virgen extra y una cucharada de pimentón.

En la olla o marmita de hierro, con un poco de aceite poner a sofreir la cebolleta y el puerro picados hasta que se pochen. Añadir luego los pimientos picados y dejar unos diez minutos. Mientras, pelamos y troceamos las patatas en taquitos y las salteamos también con el sofrito y el vino, hasta que se evapore.

A continuación, verter el caldo de pescado en la olla, una cucharadita de pimentón dulce y un poco de sal. Dejar que cueza todo unos treinta minutos, y unos cinco minutos antes poner el pez espada a trozos, y servir.

Riquísimo.