De bella arquitectura exterior, distribución interior algo desproporcionada, y protegido como bien cultural, cumplirá en 2013 sus primeros 175 años de vida, habiendo tocado fondo comercial. Ahora se aventura en una nueva etapa donde desea tocar todos los palos en las diferentes capas sociales de su clientela. Es cierto que durante los últimos años el mercado de abastos de Cádiz no contaba como lugar de atracción en las compras de las familias medias de la ciudad. Los grandes centros comerciales le habían dado un golpe mortal, pero hoy se está recuperando con toda brillantez, gracias a nuevas y modernas aperturas en su interior. Ése es nuestro mercado, un sitio dónde también se tapea de lujo.

Para nuestra suerte y satisfacción en la plaza de abastos de Cádiz acaban de instalarse varios puestos con productos de alto nivel gastronómico, gracias a otros tantos emprendedores: Gadisushi (delicias de sushi y con la cerveza Maier, la gaditana), El Colmado (excelentes vinos y productos ibéricos de primer nivel), 360º (quesos y vinos internacionales), Argendarte (especialidades argentinas, empanadillas y dulces), El Summum (zumería rica y creativa), en breve Gadesbeer (con sus cervezas internacionales) etc. todos ellos con una imagen de buen gusto. Con estas nuevas incorporaciones, el recinto se está convirtiendo en un lugar de atracción no solo comercial sino también social y de ocio. Se está haciendo habitual que tras la compra de viernes y sábados al mediodía, el público continúe con el aperitivo, la cerveza, el sushi, la empanadilla, la cata de vino o el montadito, todo ello sin salir del mercado.

Y, lo más atractivo –a mi entender- es que es un público variopinto quien lo frecuenta; también algunos forasteros, y, en muchas ocasiones, las familias completas, cuyos niños pueden comer también allí, a base de tapas y montaditos con las mejores materias primas.

Por otro lado, los detallistas están ampliando su oferta de productos y servicios. Por ejemplo, el pescadero Fernando Coucheiro ya vende el salmón marinado con sal aromática para ahumado, que puede consumirse hasta 7 dias después, garantizando su origen noruego y su mejor calidad.

Hace varios sábados tuvimos la oportunidad de quedarnos a tapear en el mercado tras realizar la compra semanal. Hicimos un pequeño recorrido por los puestos descritos y terminamos compartiendo un mate con los detallistas de Argendarte, así como una riquísima tarta de nata y melocotones, llamada chajá.

Con todas estas incorporaciones e iniciativas que aportan la mejor oferta de productos y servicios, y también atractivo a nuestro mercado, está claro que va a ser un auténtico placer pasear por el interior de su recinto. Nada que ver con lo impersonal de los grandes centros comerciales. Los mercados deben ser las referencias gastronómicas de nuestras ciudades, porque en ellos entra lo mejor. Hoy por hoy, ya podemos comprar y disfrutar tapeando en la plaza de abastos gaditana.